Ojos que no ven, verdades que estallan...

 

La puesta de Emiliano Dionisi, explota al máximo las posibilidades de sus actores en una suerte de círculo virtuoso que desenmaraña la verdad cuando es peor no querer ver que no poder hacerlo. Los domingos en El Picadero Teatro

Por Teresa Gatto

“Creo que nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos,
ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”
José Saramago

 

Conflictivas, desazogadas, imprevistas y previsibles. Las Fiestas de Fin de Año. En diciembre los psicoanalistas enloquecen, miles de sujetos deciden realizar terapia o les estalla en la cara, esa cosita loca llamada balance, familia, y esa des-unión que deberá ser transformada en unión como sea, hasta que las doce campanadas, el brindis obligado en muchos casos y la montaña de papeles y bolsitas de los “regalos” que muchos eligieron sin saber quiénes somos en realidad y nos lo  entregan al igual que el Vitel Tonné y la ensalada rusa, cambiaran algo. No faltará quien diga que el Pan Dulce de ese restó famoso es el mejor en un tiro oblicuo al que compró uno en el súper. Alguien se olvidará del hielo pero todos, o casi todos, sostendrán la ficción de “esta puede ser la última Navidad de la Abuela”.

Salvo para los muy devotos, esa fecha que debería ser de recogimiento y reflexión, se trasforma en un dolor agudo de muelas porque en ese instante, vencida la resistencia de reunirse otra vez, recuerdan todas y cada una de las mentiras y ficciones que armaron durante el año. Hubo quien no fue a un cumpleaños argumentando un viaje del que no podrá decir nada, sencillamente porque jamás lo ha hecho. Y en la Navidad que Emiliano Dionisi y Natalia Mateo conciben, hay más, mucho más.

Hay una pareja que se ha roto, un perro que voló por los aires, un abuelo muerto que tendrá que esperar para ser enterrado porque el muy inoportuno murió ese día y hay una nieta adoptada que es negra. No es difícil ocultarla, la abuelita es ciega.

Sobre familias en problemas, o disfuncionales como la crítica se obstina en llamar a todo conflicto familiar naturalista, surrealista o impresionista, hay muchas obras. Esa “disfuncionalidad” se ha cristalizado hasta el punto de perder de vista que no hay familias funcionales. Cualquier ápice de conflicto dis-funcionaliza aunque sea por un día el andar de una familia.

Así será esa noche del 24 y si la obra tiene como rotundo hallazgo el texto que orgánico, vuelve orgánicos a los personajes, también no es menos cierto que Dionisi como director eligió muy bien. Porque Silvina Bosco se luce en su personaje que con unas espaldas anchísimas, carga el peso de vivir con la abuelita que en la piel Chela Cardalda, se las trae, porque no ve, pero intuye, pregunta y a pesar de eso que podríamos considerar un menos: la falta de visión, es quien de modo disruptivo opera con esas preguntas o intervenciones que traen tensión en los personajes y risas en la platea que sí ve todo, incluso lo que los videntes del escenario niegan.

El resto del elenco: Mariano Mazzei, Julia GárrizMarcelo PozziMaría Celeste GerezLeón Bara, María Rosa Frega, Ulises Pafundi y la adolescente Tamara Drumond, cumplen sus roles con eficacia, cada uno de ellos y todos a la vez pueden formar parte de nuestra familia, nosotros nos reímos pero…

Se acercan las Fiestas y la psicología aconseja la libertad pero si usted falta a la mesa de su octogenaria madre, la culpa deberá cubrirla con más sesiones, así que participe de los festejos de fin de año. Tener familia puede ser complejo, conflictivo pero no por ello menos interesante que estar solo a las 12 y brindar con un televisor. Encargue su pan dulce ya, pero no espere más de esa noche. En todas las casas antes o después del descorche hay ojos que no ven.


Ficha Artística/Técnica

Autoría: Emiliano Dionisi, Natalia Mateo
Actúan: León Bara, Silvina Bosco, Chela Cardalda, Tamara Drumond, María Rosa Frega, Julia Garriz, María Celeste Gerez, Mariano Mazzei, Ulises Pafundi, Marcelo Pozzi
Diseño de vestuario: Marisol Castañeda
Diseño de luces: Claudio Del Bianco
Realización escenográfica: Edgardo Aguilar
Música original: Gustavo García Mendy
Fotografía: Javier Pistani
Diseño gráfico: Martín Pérez, Javier Pistani
Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin
Producción ejecutiva: Sebastián Ezcurra
Producción general: Compañía Criolla
Director asistente: Juan Jose Barocelli
Dirección: Emiliano Dionisi

http://www.ciacriolla.com/

Funciones: domingos a las 18, hasta el 23/12/2015
Entradas desde: $ 150,-

Teatro El Picadero
Pasaje Santos Discepolo 1857, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
http://www.facebook.com/teatropicadero


No tiene un desgarrón. Adaptada y dirigida por Rita Cortese, por Teresa Gatto.