Buscar

cine » nota

| Publicado el 20 de abril de 2012 a las 10:45 hs.

Tomboy

Integra la competencia internacional del BAFICI 2012, una película de Céline Sciamma que desanda convenciones y se permite una reflexión intensa acerca de la identidad de género.

por Julia Laurent

Tomboy es la historia de Laure que en la mudanza a un nuevo barrio elige presentarse como Michael y desafía en su elección no solo a sus padres y amigos sino también a una estructura siniestra que prescribe y define como debe comportarse un cuerpo según el sexo que le ha tocado en suerte.

La categoría de sexo es desde el comienzo normativa. Foucault ha sido uno de los pensadores que más ha denunciado el ideal regulatorio que gobierna la elección sexual en la búsqueda de la identidad. Donde todavía para muchos es difícil pensar al ser humano por fuera del binomio mujer-hombre. Como si no existiera otro modo y donde se pasa por alto que todo lo que habrá de incluirse y lo que no, dentro de las fronteras posibles del sexo, está determinado por una operación de permanente exclusión.

Tomboy presenta un tratamiento libre y orgánico a la hora de filmar esta historia que transcurre la mayor parte del tiempo en el universo infantil, con un lenguaje intenso, preciso y entusiasta de la vida en esos años.

Lejos de cualquier dramatismo, la película pone al descubierto ese mundo de juegos atravesado por una fuerte ideología arraigada en el ideal de un cuerpo “normal” que se diluye por momentos sin prescripciones, pero que enseguida vuelve a erigirse como una operación excluyente y mediadora de la construcción de la identidad.

Con un cuidado estético y un punto de vista siempre en movimiento Céline Sciamma nos deleita con escenas revitalizantes y llenas de frescura. Logrando captar diálogos colmados de incertidumbre por la búsqueda sexual libre.

No faltan los momentos de extrema preocupación y humillación que debe atravesar Laurie/Michael a la hora de intentar integrarse a un sistema que lo excluye sin explicaciones.

Es el caso de la escuela que publica listados con nombres y apellidos de los alumnos según su sexo, dejando en evidencia a la educación como institución correctiva y corrosiva de una libertad de elección que oprime con rigor las múltiples identidades posibles.

Siguiendo con Judith Butler, si el género consiste en las significaciones sociales que asume el sexo, éste no las acumula como propiedad aditiva sino que esto puede ser reemplazado y se perpetúa no solo por un discurso de poder que lo establece sino por una reiteración y aceptación de normas que los sujetos dan como naturales.

Tomboy resulta una pieza valiosa y consistente que diagrama con sutileza y recursos técnicos austeros una versión original y contundente del carácter performativo del género, en tanto capaz de transformación, elección libre y decididamente arbitraria.

 

Ficha Artística / Técnica:

Título original: Tomboy
Año: 2011
Origen: Francia
Director: Céline Sciamma
Intérpretes: Zoé Heran, Malonn Lévana, Jeanne Disson, Sophie Cattani
Guión: Céline Sciamma
Fotografía: Crystel Fournier
Edición: Julien Lacheray
Música: Para One
Producción: Bénédicte Couvreur
Productora: Company: Hold Up Films & Productions
Género: drama
Duración: 82'

Proyecciones en BAFICI 2012: 16, 17 y 18 de abril de 2012
Más información: http://www.bafici.gov.ar/