Buscar

cine » nota

| Publicado el 21 de noviembre de 2012 a las 02:46 hs.

Calles de la memoria, en el 27° Festival de Cine MDP

Con dirección de Carmen Guarini, el documental participa de la Competencia Argentina e indaga los mecanismos de preservación de la memoria con gran originalidad.

por Teresa Gatto
desde Mar del Plata

Un taller de cine. Estudiantes extranjeros que saben poco o ya están cansados del tema “desaparecidos” como el caso de una estudiante chilena que argumenta que en su país se habla mucho pero no se hace nada. La libertad como premisa para crear y la Organización Barrios por la Memoria son el disparador para narrar y re-presentar el complejo proceso de lucha contra el olvido.

Sí, en Buenos Aires existe un colectivo dedicado a dejar en las veredas los nombres de aquellos que, víctimas de la represión más cruda e inenarrable de la dictadura de 1976, son, siguen siendo en la memoria de sus familiares, amigos y parejas. Por ello, Barrios por la Memoria actúa confeccionando, luego de un minucioso trabajo de rastreo, las baldosas con sus nombres, fecha de desaparición y si esa vereda es el lugar exacto donde el compañero, amigo, pareja fue sustraído por las garras siniestras de los represores, también se da cuenta de ello.

Los pibes del Nacional Nicolás Avellaneda, 105 en total, los hijos de aquellas Madres que vemos marchar  desde hace casi 37 años, todos, incluso los que fueron asesinados por las Tres A. En Balvanera, Boedo, Almagro y demás, tendrán su baldosa conmemorativa.

¿Importa que el transeúnte distraído las pise sin verlas? ¿Importa la negativa de una vecina que cree que la vereda le pertenece y amenaza con romperla? ¿Importa una organización de extrema derecha que echó sobre una de ellas una pintura indeleble para invisibilizarla como se hizo con los desaparecidos? No, no importa porque mientras uno sólo de los que pisan esas calles se dé cuenta, advierta que allí se conmemora y rememora la vida y desaparición es suficiente. Que el terrorismo de estado ha cegado muchas vidas pero que un número, tal vez, infinitamente menor a los muertos, ha decidido que estarán vivos siempre en la memoria.

Por ello, amorosamente arman las baldosas, recortan y pintan los vidrios de colores mientras recuerdan, le ponen color al olvido, se reunen bajo una misma resistencia de la que la cámara de Guarini forma parte. Resistir al olvido. Resucitar las imágenes de la memoria, haciendo la memoria. Y si alguna se daña, se restaura porque en ella se restaura un fragmento que es un todo en si mismo, como el compañero que se recuerda.

El film tiene momentos de densidad conceptual muy logrados porque no sólo todas las entrevistas están filmadas en tiempo real sino que se producen debates, porque no hay suficiente consenso para determinar si un muerto de 1973 es un muerto del terrorismo de estado. ¿Julio López, desaparecido en democracia es un muerto del terrorismo de estado? Esta cronista cree que sí, sobre todo si intervino la maldita policía que debía preservarlo luego de las amenazas de su ex jefe, el condenado represor asesino Ramón Camps.

Los entusiastas cineastas, trajinan las calles de Buenos Aires, tocando los timbres que muchas veces enmudecen y otras no aciertan a dar un dato cierto porque el olvido le está jugando una partida a la memoria y todavía no se sabe quién va a ganar. Lo más inetersante es que siendo extranjeros no tienen preconceptos con las preguntas y su mirada está despojada del interés puramente político. En ellos, la mirada es la de un experimentador, un investigador que está construyendo el objeto mientras lo busca.

En este documental gana la memoria. Gana la emoción de entender que nada está perdido cuando las voluntades de hacer y de registrar lo hecho están puestas a disposición de un bien mayor: la vida, nombre y certeza de la existencia de aquellos que fueron y siguen siendo a pesar de la tortura, la violación de sus derechos y la no aparición de sus restos.

Con este documental ganamos todos porque no se puede olvidar, no se puede perdonar, sólo se puede, como ha dicho José Emilio Pacheco, contar una y mil veces lo inefable ya narrado y grabar en una vereda de Bs. As., el nombre de un amor, amiga/o, compañero/a, para darle jaque mate de una vez por todas al rey olvido... Y volver a empezar cada vez que sea necesario.

Ficha Artística / Técnica:

Título original: Calles de la memoria
Año: 2012
Origen: Argentina
Protagonistas: Keka Gutierrez – Estefania Sanchez Rojas – Juan Hendel – Maria Alicia Schmidt – Isidro Sanchez – Sara Parraccini – Angeles Hernandez Gracia – Paula Aros - Christoph Behl y Barrios por Memoria y Justicia
Director: Carmen Guarini
Producción: Carmen Guarini, alumnos del Taller Dos Continentes
Productora: El Desencanto Films
Género: Documental
Duración: 65'
www.cineojo.com.ar

Varias comunas integran el colectivo Barrios x Memoria y Justicia. Para mayor información y/u orientación podés visitar la web de Almagro y Balvanera: http://www.memorialmagro.blogspot.com.ar/