Buscar

cine » nota

| Publicado el 16 de noviembre de 2010 a las 04:01 hs.

Año Bisiesto

En el tercer día del 25 Festival Internacional de Mar del Plata, se exhibió este film dentro de la Competencia Latinoamericana.

Desde Mar del Plata

Teresa Gatto

Año Bisiesto es la primera película mexicana en obtener la Cámara de Oro durante la pasada edición del Festival de Cine en Cannes, aunque como consignó anoche su director Michael Rowe, el apoyo llegó luego de los reconocimientos. Pero esa situación ya forma parte de la anécdota dado que la potencia dramática de Año Bisiesto, se encarga de demoler cualquier prejuicio devenido de su sinopsis.

Laura, encarnada por Mónica del Carmen, vive en DF, ha llegado desde Oaxaca y dirime su existencia entre un trabajo a destajo, algunos encuentros casuales insignificantes en materia afectiva, las mentiras que le cuenta a su madre y la espera. Laura espera el 29 de febrero, hecho que se da cada cuatro años, día en que su padre falleció. ¿Qué espera Laura? ¿Por qué miente? ¿Será que los llegados desde el interior a la capital de un país como tantos latinoamericanos, centralistas, no pueden decir el fracaso? Los vecinos, esos que espía por la ventana de su departamento tienen vínculos y ella sólo puede vincularse con ellos a través de la mirada. Hasta que se encuentre con Arturo, en la piel de Gustavo Sánchez Parra, sujeto con el que comenzará una relación sadomasoquista, no exenta de amor y tampoco exenta de una necesidad infinita. Necesidad que Arturo no cumplirá, para hacer más efectiva la resolución del film.

El logro mayor de Año Bisiesto es contar esta historia con las palabras necesarias, los tonos justos, y con una mirada que jamás sale del espacio de Laura, Arturo o el hermano de ella, encuentran un modo vincular que excede lo meramente narrativo para hacer hincapié allí donde la historia tiene su nudo gordiano, aquello que se espera.

La cámara de Rowe logra mostrar imágenes de una crudeza enorme sin dar golpes bajos, ni chabacanerías, ni una sola toma de más. Así la desnudez, el sexo violento, el amor dentro del desamor propio, tomar una sopa o hablar por teléfono son hechos orgánicos y cotidianos que sólo le sirven a la representación, sin más. Como bien señaló su director, esta película con los logros obtenidos hasta ahora, sólo pudo ser filmada por el cine independiente.

Ficha Artístico/Técnica

Dirección: Michael Rowe

Guión: Michael Rowe, Lucía Carreras

Fotografía: Juan Manuel Sepúlveda

Edición: Oscar Figueroa Jara

Diseño de Arte: Alisarine Ducolomb

Sonido: Antonio Diego, Miguel Ángel Molina Gutiérrez

Música: Afrodita

Producción: Edher Campos, Luis Salinas

Cía.Productora: Machete Producciones,

Instituto Mexicano de Cinematografía

Intérpretes: Mónica del Carmen, Gustavo Sánchez Parra, Marco Zapata

País: México

Publicidad
Publicidad