Buscar

cine » nota

| Publicado el 09 de septiembre de 2011 a las 22:19 hs.

Ciclo Alan Pauls: Nicolae Ceausescu x 2

Proa Cine presenta "Autobiografía de Nicolae Ceausescu", de Andrei Ujica y "Videogramas de una revolución", de Harun Farocki y Andrei Ujica

Alan Pauls, crítico y escritor invitado por Fundación Proa, seleccionó para los meses de septiembre y octubre dos de las experiencias documentales más intensas de los últimos años: Autobiografía de Nicolae Ceausescu (2010), del realizador rumano Andrei Ujica, y Videogramas de una revolución (1992), codirigida por Ujica y el alemán Harun Farocki. Luego de la proyección de El juicio en Nüremberg en el marco del BAFICI y del estreno de Noticias de la Antigüedad ideológica: Marx-Eisenstein-El capital, de Alexander Kluge, Alan Pauls vuelve a aportar su mirada crítica en esta selección.

En palabras de Pauls, Autobiografía y Videogramas son "películas hermanas, plano y contraplano de un proyecto que articula las imágenes de la Historia y la historia de las Imágenes como pocos en el cine documental contemporáneo".

Autobiografía de Nicolae Ceausescu, construida exclusivamente a partir de registros fílmicos oficiales y de propaganda, narra la génesis, consolidación y alcance del régimen político liderado por Nicolae Ceausescu durante 25 años en Rumania, desde su ascenso al poder en 1964 hasta su caída y ejecución, en diciembre de 1989.

Surgido de un riguroso trabajo de archivo -más de 1.000 horas de grabaciones originales-, Autobiografía organiza una trama que, según el director, constituye "una obra de 'ficción' con personajes históricos reales".

La historia prosigue en Videogramas de una revolución, resultado de un trabajo de recopilación y selección de imágenes de videoaficionados sobre el secuestro y muerte de Ceausescu y su esposa Elena durante las movilizaciones populares de 1989. Los director Farocki y Ujica contraponen estas múltiples filmaciones de los ciudadanos con la narración oficial de los mismos sucesos transmitida por televisión.

Con el apoyo del Goethe-Institut de Buenos Aires y el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), Proa Cine presenta Autobiografía de Nicolae Ceausescu y Videogramas de una revolución en cuatro únicas funciones, los sábados 17 y 24 de septiembre, y 1º y 8 de octubre.


Título original: Autobiografia lui Nicolae Ceausescu
Rumania, 2010. 180 min. Color - B&N
Dirección y Guión: Andrei Ujica
Edición: Dana Bunescu
Producción: Velvet Moraru, Icon Production 

Título original: Videogramme einer Revolution
Alemania, 1992. 106 min. Color - B&N
Dirección y Guión: Harun Farocki, Andrei Ujica
Edición: Egon Bunne
Producción: Harun Farocki
Harun Farucki Filmproduktion
Bremer Institut Film / Fernsehen
Produktionsgesellschaft
Locución: Thomas Schultz 

Funciones
Sábado 17/9

15.00 hs. Autobiografía de Nicolae Ceasuescu
18.30 hs. Presentación de Alan Pauls
19.00 hs. Videogramas de una revolución
-
Sábado 24/9
15.00 hs. Videogramas de una revolución
17.00 hs. Presentación de Alan Pauls
17.30 hs. Autobiografía de Nicolae Ceausescu
-
Sábado 1/10
15.00 hs. Autobiografía de Nicolae Ceasuescu
18.30 hs. Presentación de Alan Pauls
19.00 hs. Videogramas de una revolución
-
Sábado 8/10
15.00 hs. Videogramas de una revolución
17.00 hs. Presentación de Alan Pauls
17.30 hs. Autobiografía de Nicolae Ceausescu

Admisión:
Autobiografía...: $25.-
Videogramas...: $15.-
Reservas:
[+54 11] 4104 1000/1001
auditorio@proa.org
www.proa.org

Fundación PROA
Av. Pedro de Mendoza 1929, Ciudad de Buenos Aires 


Ujica por Alan Pauls

Autobiografía de Nicolae Ceausescu y Videogramas de una revolución son películas hermanas, plano y contraplano de un proyecto que articula las imágenes de la Historia y la historia de las Imágenes como pocos en el cine documental contemporáneo. Verdaderos prodigios del found footage, no hay en ellas una sola imagen original, creada por sus directores. Todas estaban ya hechas, a la espera de rescate y redención, perdidas en sótanos de organismos gubernamentales, en el polvo de archivos cinematográficos y canales de televisión, o encerradas en casetes grabados por camcorders de aficionados. Ahí las fueron a buscar Andrei Ujica y Harun Farocki. De ahí las exhumaron y montaron para reconstruir una de las epopeyas que el sueño comunista le dio al siglo XX: el nacimiento, la larga vida y el derrumbe estrepitoso de la dictadura de Nicolae Ceausescu.

Realizada por Ujica y Farocki a partir de materiales de la TV rumana y cientos de grabaciones caseras, Videogramas... (1992) compacta en un jadeante thriller polifónico la rebelión popular que en diez días de diciembre de 1989 desalojó a los Ceausescu (Nicolae y Elena) del balcón del Comité Central del Partido Comunista para juzgarlos y entregarlos al pelotón de fusilamiento. Como si fuera una precuela, Autobiografía... (2010), de Ujica, empieza casi donde termina Videogramas, con la imagen de los Ceausescu ya destronados, a punto de comparecer ante el tribunal militar que los condenará, pero da marcha atrás en el tiempo --como si, ante el trance que se avecina, la pareja viera desfilar en tres horas de flashback su vida de déspotas en ejercicio-- y revisa en orden cronológico, con imágenes excavadas del acervo propagandístico del régimen, veinticinco años de una dictadura a la que Occidente le había prestado muy poca atención.

En un caso (Autobiografía...) se trata de un fenómeno multidimensional --un régimen comunista en el poder-- documentado desde un solo punto de vista, el del propio régimen, que se filma a sí mismo con la misma avidez --y un poco más de espectacularidad-- con que una familia pequeñoburguesa se perpetuaba en home movies insignificantes. Desfiles, inauguraciones de fábricas, bienvenidas a mandatarios extranjeros, fiestas patrias, discursos, misiones al extranjero: nada más representativo y pomposo, nada más banal. ¿Es posible ver tres horas de propaganda oficial sin bostezar ni indigestarse? Ujica prueba que sí, y prueba incluso algo más improbable: que esa maratón de rituales multitudinarios y fastos a ritmo marcial puede hacer nacer en el espectador algo muy parecido a una revelación lúcida. Contradecir al poder --interrumpir la continuidad de su discurso-- es la manera clásica que conocemos de ser críticos. En Autobiografía de Nicolae Ceausescu, Ujica demuestra que hay otra: dejarlo hablar solo --hasta que su discurso se reduzca a lo que es: un monólogo estéril, autocomplaciente y kitsch, que envejece y se descompone en público.

En el otro (Videogramas...) se trata de un fenómeno único --una revuelta popular-- acechado desde puntos de vista múltiples: los miles de video-ojos con que los ciudadanos de Bucarest salieron a registrar la crisis terminal del régimen. Minuto a minuto, como si construyera un vivo après-coup, Farocki dirige el coro de esas miradas menores para rearmar la secuencia de hechos históricos e interrogar sus vacíos más ínfimos. ¿Por qué Ceausescu vacila en medio de un discurso? ¿Qué ve, más alla del balcón, que lo hace balbucear? ¿De dónde vienen los disparos que se escuchan fuera de cuadro? Si Ujica se abstenía de retrucar al discurso oficial, Farocki procede al revés: repone siempre el plano que falta, restituye la imagen alternativa o complementaria, el lado B que pone en cuestión el discurso único y hace avanzar, al mismo tiempo, el vértigo de la intriga revolucionaria.

En cierto sentido, Autobiografía de Nicolae Ceausescu y Videogramas de una revolución son películas post históricas. Creen en la Historia más que nunca, pero la sorprenden en un momento de mutación total, cuando el target de las masas alzadas no son los Palacios de Invierno sino las centrales de televisión, los archivos de imágenes, las cámaras, los micrófonos: todos los instrumentos de ver y registrar que, lejos de contentarse con reflejar la Historia, se ponen por fin a hacerla.

Alan Pauls 

Publicidad