Buscar

música » nota

| Publicado el 08 de junio de 2014 a las 16:12 hs.

Rubén Hovsepyan y un grupo de notables poblaron de magia el Boris Club

Un gran show y palabras de Rubén Hovsepyan para coronar una presentación que viene desde lejos pero como la música pertenece a todas partes

Por Santiago López Duque

s.lopezduque@gmail.com

El escenario espera, poblado de instrumentos que reposan pacientemente como una promesa esperando a ser cumplida. El club de jazz Boris abrió sus puertas hace sólo unos minutos y las últimas mesas se ocupan rápidamente. Se sirven los distintos platos, se llenan copas y vasos; la cena está llegando a su fin cuando Rubén Hovsepyan toma su posición tras el micrófono y sus músicos se aprestan tras sus instrumentos. Nos agradece a todos por venir, agradece a sus músicos por acompañarlo. —Nuestro show —dice permanentemente, incluyéndolos —gracias por venir a nuestro show—. Nos confiesa que está nervioso, y nos cuenta que el primer tema será T. S. R., que las siglas responden a “Tierra, sol y río”, que es un tema que compuso en su armenia natal y trajo a nuestra Patagonia. Que lo escribió pensando en la paz. Para que haya paz y no guerras. Y es entonces que empieza adivinarse el sonido que nos mantendrá absortos el resto de la velada: la batería de Tomás Babjaczuk precisa en compañía del bajo de Cristiano Ferreyra, moldeando y llevando el groove a voluntad. Germán Windaus en guitarra y Javier Mokdad en percusión añadiendo matices permanentemente, convocando a aquellos oídos propensos a distraerse a prestar atención a notas bien elegidas o golpes cruzados con las métricas. La ecléctica sección, compuesta por la trompeta  de James Suggs, el saxo tenor de Gabriel Santecchia y el violín de Hovsepyan por momentos llevó las melodías con un sonido conjunto muy logrado. Álvaro Torres, sentado entre el piano de cola y el versátil teclado, dirigió con maestría a sus compañeros desde su cabina de control. Terminada la primera música, Hovsepyan vuelve al micrófono y nos asegura: —Ya estoy mucho mejor.

La noche transcurrió en dos momentos, con un intervalo de algunos minutos en el medio. La lista de temas estuvo compuesta en su totalidad por nueve composiciones del violinista, todas presentes en Invisible, disco editado el año pasado. Hacia el final, la música de Miles Davis sonó como bis en el día de su nacimiento, con un estándar sacado del baúl de himnos del jazz. Sobre el aniversario del legendario trompetista, Hovsepyan dio cuenta, dedicándole el octavo tema de la lista, homónimo de su disco, donde se pudo apreciar a la banda en su mayor potencia, y particularmente a la guitarra, que salió de las notas y los colores, y fraseó imponente y aguerrida al momento de su solo. Como invitado, el joven bajista Andrés Pellicán remplazó a Ferreyra en tres oportunidades, mostrándose preciso y sensible en Cuando estoy lejos y Lluvia y verde, y virtuoso en la improvisación durante el bis. El show, aparte de dejarnos en claro la calidad de los músicos participantes, mostró un gran manejo de los tiempos: el intervalo fue necesario, pero el final no fue recibido con ansias por parte del público. —¡Una más! —se escuchaba decir a numerosas voces anónimas.

La música de Hovsepyan evoca distintos paisajes, situaciones y geografías. Quizás esto tenga que ver con su formación, pero indudablemente sus andares lo han llevado a mezclar las músicas de una manera única. —En 1981 comencé mis estudios de violín en música clásica en la Escuela de Arte Nº1 de Ereván, con el Maestro Rudolf-Ter-Manvelian —nos cuenta Rubén luego. —En 1989 ingrese al Instituto Superior de Música de Arno Babadjanian, siendo alumno de reconocidos violinistas como Gaguik Smbatian y Zoia Petrosian. También profundice en el folklore armenio, árabe, gitano, hindú. En la Argentina, seguí perfeccionandome como autodidacta, tomando clases de composición, tango e improvisación de jazz — Entonces, es incuestionable cómo la amplia formación se imprime en su música, tanto la académica como la que supo aprehender de sus viajes. Sobre su llegada a la Argentina nos dice: —En 1999 llegué solo a la Argentina y al no hablar el idioma local, pasó tiempo hasta que pudiera hacerme entender y entender la idiosincrasia argentina. Comencé desde cero a tocar en restaurantes, boliches, bares y a contactarme con los músicos de la ciudad. Todo eso llevo un tiempo, y de a poco surgió la posibilidad de armar mi propia banda con mis propias composiciones. La banda se armo hace un año, pero recién este año arrancamos a tocar. Los músicos son todos solistas y de alto nivel —. Particularmente, preguntamos por Álvaro Torres, el pianista, cuyo rol se percibía fundamental encima y debajo del escenario —Álvaro cumple un rol importante en la banda, los arreglos de varios temas del disco los hicimos juntos. También grabe la totalidad de los temas en su estudio de grabación ~MedioNaranja~.

Es muy interesante el camino que Rubén recorre a la hora de pensar armonías y melodías. Sin intención de revelar los artilugios del mago, pudimos acercarnos a saber cómo el autor fue accediendo a ellas y cómo propone algunas de sus búsquedas. —Al tocar un instrumento melódico desde pequeño, la melodías se convirtieron en algo muy natural en mi vida. Pero siempre me intereso la armonía de la música, me fui acostumbrando especialmente a las armonías con acordes de las famosas fugas de Johann Sebastian Bach. Estudie y toque mucho las 6 Sonatas y Partitas para Solo de Violín. Las mismas tiene una armonía extraordinaria. Junto con violín estudiaba piano y armonía —. Sobre la armonía en particular, formula: —La armonía es la unión del ritmo y de la melodía, es como cerrar con una idea. No pienso mucho en la armonía, trato de sentirla, oírla y dejar que aparezca por si sola, que nazca naturalmente. Por supuesto que hay una cierta búsqueda de la misma, pero generalmente, trato de escuchar y confiar en mi sentimiento y oído. Se puede hablar mucho sobre la armonía, pero pienso que la prioridad la tiene el sentir.

La propuesta de Rubén Hovsepyan es más que interesante. La fusión es un territorio que si bien permite lo que indica su nombre, en ocasiones termina intentando abarcar un todo incontenible. En este caso no es así. La persecución permanente de sonidos nuevos y de climas exóticos reposa sobre la solidez de los músicos y la justa administración de las ideas, que si bien son muchas, aparecen en su justa medida y magistralmente desarrolladas. Sobre el futuro, Rubén dice: —Tengo varios proyectos en mente. La idea principal es que mi música llegue a la gente, que la conozca, que la disfrute y que se propague. 

Acerca de Rubén Hovsepyan:

Nació en Yereván, Armenia, en 1975.

En 1981 comenzó sus estudios de violín en la Escuela de Arte Nº1 de Ereván con el Maestro Rudolf-Ter-Manvelian,

En 1989 ingresa al Instituto Superior de Música de Arno Babadjanian, siendo alumno de reconocidos violinistas como Gaguik Smbatian y Zoia Petrosian.

En 1991 viaja a los  EE.UU con la Orquesta Filarmónica Juvenil de Armenia realizando conciertos en importantes salas de Washington y Nueva York (Lincoln Center y la O.N.U).

Entre 1994 y 1999 continuó sus estudios en el Conservatorio Estatal “Kómitas” de Ereván con la profesora Zoia Petrosian (discípula del famoso violinista David Oistrach).

  

Presentó varios conciertos en Armenia, Estados Unidos, Uruguay  y Argentina realizando un concierto (con su cuarteto “Hovsepyan”) en el Salón Dorado del Teatro Colón de Buenos Aires presentando obras del compositor Armenio “Komitás” (1869-1935).

Desde su infancia junto con la música clásica investigó e interpretó varios estilos musicales como el pop, jazz, rock, fusión, folklore armenio, folklore gitano, bossa-nova y tango.

En 1999 se radica en Argentina,  participando en varias grabaciones para películas y producciones publicitarias, programas de televisión y grabaciones discográficas.

Fue invitado a participar junto a la New Blood Orchestra  junto al famoso músico Peter Gabriel (Gran Bretaña) en el estadio G.E.B.A.

En 2013 graba su nuevo disco “Invisible” con composiciones propias de jazz fusión, con influencias de Medio Oriente, clasificada como world music. 

 

http://www.borisclub.com/

Gorriti 5568 Palermo Hollywood 
CABA
La presente nota corresponde a la presentación del día lunes 26 de mayo de 2014.