Buscar

música » nota

| Publicado el 11 de septiembre de 2014 a las 00:30 hs.

Leo Caruso presentó "Colores Primarios" junto a Club Mondrian

El pasado 27 de agosto en Notorious, Leo Caruso & Club Mondrian (Blues, Jazz/Trío) entregaron un show pleno de vibrantes colores primarios.

Por Santiago López Duque

Existe, en distintas medidas pero encarnada en los oídos de muchos, la noción de que el blues es solamente el escalón anterior al jazz. De que aquella fusión entre la música de las tribus africanas esclavizadas y los cantos religiosos de sus esclavistas no fue más que la antesala de otra música, más compleja y mejor trabajada. Por suerte, todavía quedan militantes. El pasado miércoles 27 de agosto, el pianista, cantante y compositor Leo Caruso fue uno de los estandartes a favor del triste y azul del Delta norteamericano en la presentación de Colores Primarios, su último trabajo.

El show comenzó con el piano solo, una versión del clásico Do you what it means to be in New Orleans y un fragmento recitado del capítulo diecisiete de Rayuela. “En agosto van pasando muchos aniversarios”, dice Caruso, y anticipa que va a ser una noche de homenajes. Acompañado por Pablo Leone en contrabajo y Demián González Premezzi en batería, recorrió las variantes del género con maestría, interpretando música original y ajena. Sonó entre los primeros de la lista el meddley gershwiniano Rhapsody in blue – The man I love – Summertime, donde las tres obras se entrelazaron a través de solos en estilo y milimétricos pasajes. Al respecto de las versiones: volvió a tomar prestada la palabra de otro, en este caso, Macedonio Fernández: “Todo se ha escrito, todo se ha dicho, todo se ha hecho, oyó Dios que le decían y aun no había creado el mundo, todavía no había nada. También eso ya me lo han dicho, repuso quizá desde la vieja hendida Nada. Y comenzó. Una frase de música del pueblo me cantó una rumana y luego la he hallado diez veces en distintas obras y autores de los últimos cuatrocientos años. Es indudable que las cosas no comienzan cuando se las inventa. O el mundo fue inventado antiguo”. El sonido de unos grillos, disparado desde la cabina de sonido, dio paso a La misma lluvia azul, una música original encargada para la película neoyorkina “Lluvia” por su director. Y aquí el autor no necesita contarnos nada más: su nivel compositivo está a la altura de su calidad técnica. Otro momento fundamental del show fue la interpretación del primer blues en castellano (sic): Avellaneda Blues de Manal, donde participaron varios invitados y se destacó Alfredo Piro prestando su voz. El resto del repertorio fue variado. Pueden destacarse Baby won't you please come home,After you've gone (donde el intérprete aclara que va a tocar otra canción triste, y después reflexiona: “qué sería de la industria discográfica sin ellas”), las versiones de los temas de los Beatles For no one, Hard day's night, Fixing a hole y Can't buy me love, Garúa en homenaje a Troilo (“el tango es la otra música esclavizada de América”) y el tema de cierre, Hound Dog, grabado originalmente por Big Mamma Thornton. Los invitados en distintos momentos  fueron Matías Cirigliano en guitarra, Alejandro Martín en trompeta y flugelhorn, y Luis Vázquez en bandoneón.

Más allá de su alto nivel como instrumentista, Leo Caruso propone algo distinto a la norma a la hora de ir a ver música en vivo. Habla, cuenta y conversa con el público, llenando de nuevos sentidos los clásicos que va a interpretando. Respecto a su disco, se refirió a Mondrian y su obra. Para hablar de Manal, recitó a Roberto Alrt. A propósito de Fixing a Hole, saludó a las Abuelas y al Nieto 115, remarcando que cada vez vamos llenando más agujeros. Su voz, por momentos melodiosa y a veces más cerca de Armstrong que de Baker, fue no solo cautivando a través de las melodías sino también de las palabras, y durante los últimos temas podía percibirse en el público la melancolía del final indeseado pero inevitable. No sé si ya todo ha sido inventado o el mundo ha nacido viejo, pero sin dudas todavía existen aquellos que hacen de lo viejo y lo inventado un mundo nuevo de posiblidades.

          

Notorious Callao 966 CABA
Prensa: Elizabeth Levy Sad
 
Más información en: