Buscar

música » nota

| Publicado el 05 de diciembre de 2014 a las 19:16 hs.

Ricardo Pellican dio cátedra en Boris Club

El 19 de noviembre pasado, Pellicán se presentó en el club de jazz y mostró su arte acompañado de excelentes músicos-

Por Santiago López Duque

Ricardo Pellican dio cátedra. Se presentó en Boris Club (Gorriti 5568, Palermo) el pasado miércoles 19 de noviembre junto a grandes músicos, recorriendo los distintos géneros que el maestro ejecuta, y sobre todo, transgrediendo sus fronteras. La primera parte del concierto contó con Osvaldo Gallo en el bajo,Pablo González en la batería,Pablo Farsa en guitarra yGuillermo Brutto como cantante, coronado por la participación de la violinista suiza Sophie Lüssi. Pasado el intervalo, subieron al escenario Andrés Pellicanen el bajo, Tomás Babjaczuck en la batería y el multifacético Álvaro Torresen el piano.

 Comenzó sonando Mi hora brillante, original del autor,a dúo con Osvaldo; un swing veloz que nunca perdió esencia. Se sumó Pablo Farsa como una muy precisa segunda guitarra para Señor Swing, un homenaje a Oscar Alemán, según Pellican el mejor guitarrista de gipsy swing del país. Siguió Esos Ojos en el mismo formato y con el mismo color gitano, y para el tema rápido (sic) se sumaron Pablo González y Guillermo Brutto. Y aquí sorprendieron: Veracruz, de Milton Nascimento. Siguió la siempre presente Love For Sale de Cole Porter, y finalizando la primera mitad fue invitada Sophie Lüssi para interpretar Nubes y Haciendo swing con Django, un guiño al guitarrista gitano icónico del género.

Luego del cuarto intermedio, cambiaron los músicos. En trío sonaron el maestro, su hijo Andrés y el baterista Tomás Babjaczuck. Interpretaron Bossa 2, una pieza que sin dejar las raíces brasileras sonó un poco a jazz, un poco a funk y un poco a rock. A continuación tocaron la muy calma Canción de cuna, no sin una aclaración por parte de Ricardo: “la escribí antes de que naciera Andrés, aunque hoy no sé si sería exactamente igual”. Subió a continuación Álvaro Torres al piano de cola para interpretar Bossa 9, y allí fue cuando el compositor y guitarrista reconoció su dificultad para nombrar canciones. Hacia el final hicieron sonar en cuarteto Bluesito (en coautoría con su hijo), Míster G. B., y Zapada, una vertiginosa seguidilla de improvisaciones por parte de todos los músicos.

Es muy difícil separar al Pellican guitarrista del Pellican docente. Después de todo, su carrera musical está fuertemente vinculada con la enseñanza a otros: ha publicado libros, fundado academias de música y ha prestado su saber en clínicas y conferencias sobre el género. Hay pocos guitarristas en nuestro país que entiendan el jazz y en particular el gipsy swing como él. Sin dudas, su manejo de dicho género es de excelencia. Podían verse numerosas cámaras desde el inicio de la velada, y luego nos enteramos que había una gran apuesta audiovisual, que se editará próximamente material. Buena noticia. La música y el saber de Ricardo Pellican tienen que ser vistos por todo el mundo.

Boris Club

info@borisclub.com
Tel 4777-0012
Gorriti 5568, Palermo
Hollywood, Ciudad de Buenos Aires

Publicidad