Buscar

música » nota

| Publicado el 22 de abril de 2011 a las 17:10 hs.

Hernán Jacinto presentó su disco y jugó la Selección...

Estuvimos en Boris Club de Jazz compartiendo la presentación de su primer trabajo discográfico: Lua

por Mariano Pingitore y Santiago López Duque

mpingitore@puestaenescena.com.ar / slopezduque@puestaenescena.com.ar
 

El joven y multifacético pianista Hernán Jacinto presentó su primer disco, Lua, acompañado de muchos de los nombres a los que les prestó sus teclas (y su habilidad para tocarlas) durante su corta pero impresionante carrera. Por supuesto que no todos pueden jugar el partido al mismo tiempo, pero el 8 de abril en Boris Club de Jazz tocó sin dudas lo que podría ser la formación titular de la Selección Nacional de Jazz. Con Juan Cruz de Urquiza, Ramiro Flores, Juan Pablo Di Leone y Mariano Loiácono en los vientos (trompeta, saxos y clarinete, flauta traversa y flugel respectivamente), Jerónimo Carmona en contrabajo y Oscar Giunta en batería, más el agregado de Vera Spinetta y Javier Malosetti sobre el final, el equipo fue sólido, sin fisuras.

Jacinto posee un amplio espectro musical, lo que hace imposible ubicarlo dentro de una variante del jazz determinada. Sus ejecuciones en el piano son soberbias, las cuales se complementan con su magistral uso del sintetizador y el teclado, lo que le brinda un sonido tanto cálido como eléctrico, dependiendo de la necesidad de cada situación. Es esta adaptabilidad de Jacinto la que le ha permitido, a lo largo de su carrera brillar acompañando a músicos provenientes de géneros muy distintos. De Ruben Rada a Emme, y del flaco Spinetta a Javier Malosetti, Jacinto les ha proveído sus servicios a todos, a veces teniendo así que posponer sus proyectos personales. Esta adaptabilidad y gran generosidad musical del tecladista se ha ido magnificando con el tiempo y las vivencias. Hoy Jacinto presenta su primer trabajo discográfico y es un verdadero jugador de toda la cancha, llevando con su música las posibilidades del Jazz argentino a los terrenos más variados y profundos, vadeando el estanque entre el Rock, el Soul, Duke Ellington o Maria Schneider. Presenta melodías cálidas, melancólicas y un sonido amistoso y las enfrenta a armonías fuertes, una sección rítmica con presencia y el piano (o teclado) en el medio de todo, coordinando la marea del estanque, en el punto más profundo, pero nunca dejando de hacer pie.

Entre el público, una gran expectativa se fue desarrollando momento a momento, a medida que entraban a Boris algunos de los más prominentes músicos de la escena, quienes después convergieron en un escenario superpoblado para bien, llegando a la cumbre de la emotividad luego de que Vera Spinetta cantó, cuando Javier Malosetti, que había llegado durante el intervalo acompañado de algunos de sus músicos de la Electrohope y se encontraba apoyado en la barra, seguramente pensando “ese es mi pollo”, recibió la mirada cómplice de Jacinto y se subió al escenario para emular con él y Giunta a la sección rítmica de sus últimos discos como solista y darle a los espectadores un merecido bis a pura improvisación colectiva.

Es difícil encontrar algo malo para decir del espectáculo, fue atrapante, jamás cayó en la repetitividad, tuvo los altibajos de intensidad que correspondían que tuviera, no aburrió, no fue impersonal, no fue demasiado largo, no fue demasiado sintético. En fin, después de venir admirando el trabajo de Jacinto en discos como Ten (Javier Malosetti) o Varsovia (Malosetti-Rada), es imposible evitar admirarlo incluso más en Lua. Hernán Jacinto promete mucho, y cumple muchísimo más. 


Crítica correspondiente al show del 8 de abril de Hernán Jacinto en
Boris Club de Jazz
Gorriti 5568, Palermo Hollywood, Ciudad de Buenos Aires
http://www.borisclub.com.ar/