Buscar

música » nota

| Publicado el 04 de septiembre de 2010 a las 20:45 hs.

Callas, la diva - Homenaje a la soprano más carismática del S.XX

Conversamos con la soprano Susana Guccione y el pianista Leopoldo Gaillour acerca de sus vidas y del conmovedor concierto que realizan en el Teatro Colón de Mar del Plata.

Por Carlos Folias

A la memoria de Guillermo "Willy" Wullich

Hace unos meses atrás tuvimos el placer de presenciar el espectáculo “Callas, la diva” en el Teatro Colón de esa ciudad y en esta oportunidad de conversar con ellos para conocer un poco más sobre sus vidas y su arte.

Susana Guccione y Leopoldo Gaillour son dos importantes músicos de la ciudad de Mar del Plata que  vienen desarrollando una intensa actividad en lo que se refiere al género lírico. Llevan varios años como dueto brindando excelencia artística en cada una de sus presentaciones. Tienen en su haber espectáculos tales como "Tosti", " Puccini 150”, “Por amor al arte” y “Callas la Diva”, realizados en los escenarios del Aula Magna de la Facultad de Derecho, Sala del Honorable Consejo Deliberante, Museo de Arte J. C. Castagnino, Villa Victoria Ocampo, Villa Mitre, Teatro Colón de mar del plata y Salón Blanco de Tandil. 

¿Cómo nació la idea de trabajar juntos?

Leopoldo Gaillour: Con Susana nos conocemos hace aproximadamente 8 años, pero que trabajamos juntos como dúo hace 4, desde el 2006 aproximadamente. Nos encontrábamos en los de conciertos de la Asociación amigos de la ópera donde yo era pianista acompañante. Recuerdo que un día revisando material en mi biblioteca, encuentro las canciones de cámara de G. Puccini, un material prácticamente desconocido del compositor. Existen pocas grabaciones, una con Placido Domingo (con el integral) y otras con Eva Marton y no sé si hay más. Son composiciones que no están muy escuchadas y a mi siempre me gustó poder interpretar material inédito o al menos poco ejecutado y acercarlo al público y a otros músicos tal vez por el rol docente que llevo muy adentro mío y que amo.

Al encontrar este material que tenia olvidado, inmediatamente pensé en hacerlo y consideré que la voz mas apropiada para este repertorio era la de Susana. Cuando la llamé por teléfono aceptó inmediatamente y a los pocos días nos pusimos a trabajar.

Susana Guccione: Sí, lo recuerdo muy bien. En ese momento estaba un poco al margen de lo artístico. Sentía que otros se adueñaban de mis propuestas e ideas y eso me generaba una cierta decepción y aislamiento. También se había sumado el fallecimiento de mi papá en un accidente y muchas cosas habían empezado a cambiar en mi cotidiano vivir. Cuando Leo me llamó para ver si me interesaba hacer Las Canciones de Cámara de Puccini, me dijo "te van a encantar" y no se equivocaba, inmediatamente comenzamos a apasionarnos con ese material.

L.G.: Fue amor a primera vista con la canciones, amamos a Puccini, quizás por el carácter de ambos romántico y exacerbado en su música que nos sentimos identificados, encontramos en la canciones de cámara pequeñas arias, que no sólo nos conmovían sino que musicalmente nos eran muy cómodas. De ahí surgió el espectáculo "Puccini desconocido" que realizamos  en los festejos por el año pucciniano marplatense declarado por el Honorable Concejo Deliberante de Mar del Plata. A partir de ahí trabajamos juntos sin parar durante estos 4 años, ya muchos conciertos pasaron y seguramente seguirán otros más.

S.G.: Son momentos muy hermosos los compartidos para preparar las canciones y aprendemos mucho uno del otro. Es una suerte que nos hayamos conocido y podamos trabajar de esta manera.

L.G.: Con Susana siempre nos hemos llevado muy bien no sólo haciendo música sino humanamente, cosa que destaco y que considero absolutamente importante al momento de trabajar juntos, lo remarco porque es imprescindible y no siempre es fácil de lograr. Cuando se da eso hay que cuidarlo como oro porque inmediatamente uno se retroalimenta y comienza a proyectar en base al dúo.

¿Por qué eligieron a María Callas y en especial el repertorio que incluyen en el espectáculo?

L.G.: Fueron varios los elementos que jugaron en la elección. Recuerdo que Willy Wullich nos ofreció la posibilidad de hacer un concierto un 3 de diciembre en el Teatro Colón de Mar del Plata. Susana se da cuenta que era la fecha del nacimiento de Maria Callas, y una noche me llamó y me dijo: ¿porque no hacemos un homenaje a Maria Callas?

S.G.: Sí, desde el primer momento me gustó la idea de homenajear a Callas, por su temperamento, su historia de vida, por lo que sufrió, por su fortaleza interior, por ser merecedora de un agradecimiento especial...

L.G.: Hacia tiempo que venía pensando como atraer más público a la ópera, como hacer que la gente se acerque a la música clásica sin prejuicios, sin miradas lejanas y comprendiendo que la música clásica junto con la ópera son maravillosas y que son para todo el mundo, cosa que se fue perdiendo con el pasar de los años, a diferencia de principios del siglo XX donde la ópera era moda. ¿quien no escuchó por primera vez "Nessun dorma" de Turandot de G. Puccini o "La donna e movile" de Rigoletto de Verdi o el 4º movimiento de la 9º de Beethoven y salió del recinto tarareando o se encontró emocionado en la butaca? ¿La música no es eso primariamente? Entonces ¿por qué rodearla de esmoquin y vestidos largos, de dirigirla hacia sólo un nivel social cuando todos tendrían que poder escuchar la 5º sinfonia de Beethoven y emocionarse de jean y zapatillas?

Resulta muy atractiva la proyección de videos que incluyeron en el montaje del espectáculo que permite al espectador ver a Marías Callas y escucharla contar cosas de su vida.

S.G.: Cuando empezamos a reunirnos para ver qué arias hacíamos Leo sugirió la idea de proyectar videos que fueran testimoniando sobre la vida y la personalidad de esta mujer que sin duda fue una diva dentro y fuera del escenario.

L.G.: Por otro lado, queríamos cambiar la solemnidad del cantante parado al lado del piano y lograr una estética más amena y aprovechar las posibilidades técnicas con que hoy contamos dándole más dinamismo. También incorporamos subtítulos porque entender el texto del aria que se canta es un condimento importante al momento de escuchar ópera.

De a poco, sumando ideas fuimos imaginando el espectáculo. Primero elegimos el repertorio que mejor le quedara a Susana para cantar y que más representara a Maria, no solamente desde lo musical sino también que el orden de las arias nos contara un poco su vida junto con el material documental.

Fueron cuatro meses de mucho trabajo seleccionando, editando el material y el subtitulado de las arias y también realizando las traducciones para los videos que no tenían subtítulo. Ensayando junto con el operador, Victoria Espósito en un inicio y luego y actualmente nuestra mano derecha, Gustavo Danni, quien desde la cabina va disparando con precisión el subtitulo indicado para cada frase musical. Es un trabajo de tres que requiere muchísima concentración.

A juzgar por la repercusión  que ha tenido en el público y la crítica “Callas, la diva” les está dando muchas satisfacciones.

S.G.: Sí, estamos muy contentos y ya estamos por llegar al 10º concierto y en diciembre cumplimos un año con este espectáculo. Nuestra próxima función en el Teatro Colón de Mar del Plata es el jueves 23 de setiembre.

L.G.: Si bien todo se hace a pulmón y con mucho esfuerzo de los tres, es muy gratificante el resultado. Por un lado, la nominación al premio Estrella de Mar como mejor espectáculo musical marplatense (siendo el único nominado de música clásica) y por otro, la respuesta de la gente que quizás pocas veces escuchó ópera o fue a ver un concierto y salen contentos, emocionados, constituye la mejor retribución y estímulo para nuestro trabajo.

¿Cómo ven la evolución de la lírica en Mar del Plata?

L.G.: Por suerte en nuestra ciudad el género está creciendo a pasos agigantados con más cantantes y con mucha gente joven que renueva el aire aportando ideas, dinamismo y energía. Por otro lado, contamos con la directora de la Sinfónica de Mar del Plata, la Maestra Susana Frangi, excelente directora y repertorista de ópera del Teatro Colon de Buenos Aires, que ha dirigido muchas puestas realizadas por la Opera de Mar del Plata y desarrolla un rol docente sin igual. Creo que vamos camino a que nuestra ciudad esté a la altura de la Capital y de contar con una compañía de excelente nivel académico.

Entre muchas personas e instituciones que trabajan por el arte en Mar del Plata, sin duda el aporte del Teatro Colón y en especial el trabajo de su director Guillermo "Willy" Wullich ha sido importantísimo.

L.G.: Sí, queremos aprovechar esta entrevista para homenajear a “Willy” Wullich que nos dejó hace muy pocos días. Su presencia fue de una importancia invalorable para los que felizmente actuamos en el escenario del Teatro Colón de Mar del Plata. Willy nos abrió la puerta incontables veces, brindándonos su apoyo, dándonos ánimo y corrigiendo amablemente lo que él consideraba que se podía mejorar con su experiencia como director del teatro y persona de oficio teatral desde hacía tantísimos años. Creo que no alcanzan las palabras para poder expresar la pena que sentimos de que no esté más con nosotros, pero si podemos manifestar la alegría y el orgullo de haberlo conocido y de haber trabajado durante años junto a él. Por mi parte, le debo mucho de quien soy. Mar del Plata tiene una gran cantidad de artistas increíbles, pero poco pueden hacer si no hay alguien que les ceda el lugar, los apoye y los invite a desarrollar su arte en el escenario. El Teatro Colón se convirtió en el espacio de los marplatenses (de los artistas y del público). Willy fue una persona capaz de lograr que el Colón funcione de lunes a lunes, y muchas veces con dos o tres funciones por día, cosa que para la ciudad es increíble.

Ahora está en nosotros el poder prolongar y perpetuar su visión del teatro para y por la ciudad. Yo creo que ese seria nuestro mejor homenaje a quien supo entregar su vida con amor y pasión al teatro local.

S.G.: Entre las personas que nos han ayudado a poder desarrollar nuestra labor destaco el aliento y apoyo de nuestro querido Willy, que para sorpresa de todos, decidió partir y convertirse en el Duende más querido del Teatro. No tengo ni tendré las palabras justas para agradecer lo que hizo por todos nosotros.

Recuerdo que una vez fui a verlo y él estaba hablando por teléfono con Alfredo Alcón. Le hice una seña indicándole que volvería más tarde y él interrumpió la charla con Alfredo y me dijo: “si podés esperáme que ya te atiendo" con su calidez y consideración de siempre. Qué más puedo decir. Sólo que estoy enojada por las presiones del medio que creo debe haber sufrido, así es la vida...

Muchas gracias.

Empezamos a prepararnos para viajar a Buenos Aires con la certeza de que pronto volveremos. Mar del Plata con sus playas y la calidad de su gente nos espera siempre con los brazos abiertos y nosotros regresamos una y otra vez para disfrutarla. 

Publicidad