Buscar

música » nota

| Publicado el 23 de septiembre de 2010 a las 23:33 hs.

Serse de Händel en el Teatro Avenida

Sonidos barrocos y amores que se cruzan en una puesta sobresaliente

Por Carlos Folias

Hemos presenciado la función del viernes 17 de setiembre en el Teatro Avenida de la ópera Serse presentada por Buenos Aires lírica.

Hubo que esperar muchos años luego del estreno en el Teatro Colón de 1971 para poder disfrutar de esta destacada obra de la lírica barroca con música de Georg Friedrich Händel y libreto basado en los textos de Niccolò Minato y Silvio Stampiglia. En esta oportunidad con dirección musical de Alejo Pérez y puesta en escena de Pablo Maritano.

Es conocida la exigencia que para los intérpretes presenta la ópera barroca. En la función analizada los cantantes mostraron un nivel de calidad muy parejo a lo largo de la representación. El rol de Serse, rey de Persia, corresponde a la argentina Rosa Domínguez (mezzosoprano) radicada en Suiza quien mostró una sólida técnica en el repertorio barroco que tanto le gusta. Arsamene, hermano de Serse, en el eficiente José Lemos contratenor) a quien escucháramos en el 2006 en L’incoronazione de Poppea de Monteverdi también organizado por BAL. Klára Csordás (mezzosoprano) se luce como Amastre, prometida de Serse. Ivanna Speranza (soprano) en el rol de Romilda amante de Arsamene nos deleitó con el agradable timbre de su voz. Marisú Pavón (soprano) en una divertida Atalanta, hermana de Romilda. El papel de Elviro, sirviente de Alsamene a cargo de Norberto Marcos (barítono) y el de Ariodate, comandante de las fuerzas de Serse: Sergio Carlevaris (barítono).

George Frideric Händel (1685-1759) nacido en Alemania es considerado un maestro indiscutible de la opera seria del siglo XVIII. Serse es una de sus últimas producciones operísticas y presenta características cómicas que preanunciaban la opera buffa que aparecería luego. Fue estrenada en un momento en el que las óperas en idioma italiano decaían en el interés del público de Londres y su desvío de las particulares características del autor en la composición de la arias y el alejarse de la opera seria causó cierto desconcierto y decepción al momento de su estreno en 1738. Tuvo pocas representaciones en esa oportunidad y luego de casi dos siglos reapareció en 1924 en Alemania y en nuestro país se realizaron 5 representaciones en el Teatro Colón en setiembre de 1971.

Si bien Serse nos refiere a un rey persa que vivió en una época anterior a Cristo en varios cientos de años, la puesta en escena de Pablo Maritano la sitúa en un tiempo y en un espacio no definido. Sabemos que estamos en el palacio de un rey pero los elementos con que juega la puesta corresponden a tiempos y lugares disímiles. Este extrañamiento es uno de los condimentos que lejos de perturbar, enriquece una puesta muy bien decidida y que si bien dará que hablar,  principalmente entre el público más conservador, consideramos totalmente acertada para el público actual y para una obra de las características de Serse. El  Champagne, a juzgar por la botella y las copas utilizadas, que ya era conocido por los romanos y se consumía en las cortes inglesas y francesas a partir del siglo XVII, se encuentra coexistiendo en escena con elefantes en miniatura, una réplica de la Torre Eiffel (París 1889), una fonola, palos de croquet y otros elementos heteróclitos en lo referido a la temporalidad.

Es bienvenido para el espectador cuando además de sus impecables voces los artístas se destacan por un buen desempeño actoral, tal es el caso de Norberto Marcos quien le da vida al personaje de Elviro, sirviente de Alsamene, mostrando una gran versatilidad en varios pasajes de la obra, como al comienzo del acto II en que aparece entre el público disfrazado de florista. Situaciones similares podemos destacar en Ivanna Speranza (Romilda) y en Marisú Pavón (Atalanta) esta última aportando simpáticas dosis de comicidad.

La ruptura por momentos de la “cuarta pared” mediante pequeños guiños de los actores a los espectadores y la ampliación del espacio escénico producida por el desplazamiento entre el público de Elviro no solo fue desopilante sino que agregó una cuota de variedad y ritmo muy agradable.

Muy cuidada la participación de las Gobernantas: María José Iglesias y Teresa Floriach y del Mayordomo y el Séquito: Julián Mardirosian, Martín Palladino, Rubén Santti y Darío Galán.

El diseño de escenografía de María José Besozzi, el de vestuario a cargo de Sofía Di Nunzio y el de iluminación de Gonzalo Córdova, lograron conformar una textura que no solo acompañó la acción y el relato sino que crearon los climas justos para cada momento. Una puesta con gran colorido y vitalidad que ofrece una ruptura al canon que el género ofrece históricamente. Los diseños de arte y luminotecnia favorecieron la ampliación y profundidad del espacio escénico. El piso y las columnas blancas en los laterales colaboraron como receptores de la luz al resaltar específicamente los objetos, los personajes y el magnífico vestuario, contrastando con los diversos telones o estructuras utilizadas en la gama de los rojos y los azules que se aprecian en la galería de fotos que acompaña esta nota.

Juan Casasbellas, director del coro de Buenos Aires Lírica desde el 2003, logra guiar las diferentes voces en participaciones breves pero muy bien coreografiadas y efectivas.

La dirección musical de Alejo Pérez es de excelencia, constituyendo la estructura fundamental de esta puesta. El actual director de la orquesta estable del Teatro Argentino que recibiera el año pasado el premio Konex, guía a sus músicos llevándolos al lucimiento y consiguiendo con el aporte sonoro del clave y la tiorba pasajes de gran fidelidad con el estilo barroco. 

Otra notable presentación de Buenos Aires Lírica de obras, artistas y técnicos de gran categoría para un público que disfruta y agradece con aplausos.

 

Serse, rey de Persia: Rosa Domínguez
Arsamene, hermano de Serse, amante de Romilda: José Lemos
Amastre, heredera de la corona de Tagor, prometida de Serse, en vestimenta masculina: Klára Csordás
Romilda, hija de Ariodate, amante de Arsamene: Ivanna Speranza
Atalanta, hermana de Romilda, enamorada de Arsamene: Marisú Pavón
Elviro, sirviente de Arsamene: Norberto Marcos
Ariodate, comandante de las fuerzas de Serse: Sergio Carlevaris 

Coro Buenos Aires Lírica y orquesta

Dirección musical: Alejo Pérez
Puesta en escena: Pablo Maritano

Diseño de escenografía: María José Besozzi

Diseño de vestuario: Sofía Di Nunzio

Diseño de iluminación: Gonzalo Córdova
Director del coro: Juan Casasbellas  

Funciones:

Viernes 17 de septiembre, martes 21, jueves 23 y sábado 25 de septiembre a las 20, domingo 19 de septiembre a las 18

TEATRO AVENIDA - Av. de Mayo 1222 - Capital Federal