Buscar

música » nota

| Publicado el 19 de septiembre de 2011 a las 17:32 hs.

El gran Omar Mollo y sus tangos

Omar Mollo se presentó en Boris Club el viernes 16 pasado y deleitó a todos con su canción en un espacio del que uno nunca se quiere ir.

Por Martín Zimmerman

Era el último viernes del invierno en Buenos Aires, húmedo, lluvioso. Los apocalípticos decían que iba a granizar…veremos.

Voy a mi “cita” en el Boris Club de Jazz, mi encuentro en este caso era con el tango. Omar Mollo, cuya demorada pero nunca tardía incursión en la disciplina nos entregó otra noche a la cual no le falto el sentimiento y la actuación que este ex Roquero le pone a sus interpretaciones. Me corrijo, uno nunca deja de ser rocker, lo que hace es investigar otros caminos. Desde MAM para acá, Mollo no ha dejado de preguntarle a la música por dónde ir.

Acompañado en el piano por el maestro Diego Ramos y por Omar Massa en bandoneón nos  llevaron a todos en un recorrido por los clásicos más emblemáticos, Sombras nada Más (de Lomuto y Contursi), Melodía de Arrabal (Gardel y Lepera), con  María de Troilo y Catulo Castillo es necesario apurar un tinto, porque Mollo canta pero da un paso más e interpreta, eso hace que los que no salimos de un vientre tanguero comprendamos porqué ahí, adentro de lo más profundo del género se anida una nostalgia.

Garúa (Troilo y Cadícamo) me devuelve espacios de los que no quiero acordarme, Che Bandoneón, es un homenaje a ese gordo hermoso que fue Troilo y que lo concibió a su medida y se juega una partida con la versión de la Rinaldi, son tan distintos y tan sentidos que ganan los dos, final de bandera verde.

Hay que decir que el Boris tiene una buena cocina que ayuda con ese tintillo escogido con dificultad, por la calidad y variedad de las marcas ofrecidas, en este caso el Pulcu 2009, un cabernet de la bodega Tierra Inti de Lujan de Cuyo- Mendoza. Para ese tango, este artista y este día no pude elegir mejor me digo a mí mismo. Sí, Mollo me ha entonado porque él es entonado y qué importa del después…

Párrafo aparte, en  todas las ocasiones que asistí al Boris los músicos destacaron la calidez y el cuidado recibido por la gente del lugar y en este punto se nota la mano de Daniel, economista de profesión pero confeso amante de la Música y las manifestaciones artísticas que ha montado este espacio de encuentro. Y a pesar que él pide no se lo mencione en el escenario yo me he tomado la licencia de mentarlo aquí, al menos solamente por su nombre de pila. El hombre lo merece. Mollo también merece que diga que esa voz tiene el color justo para lo que ya pasó y lo que se viene. Es un color acero, que se funde de pronto en una calidez casi melanco pero nunca, jamás sin una fuerza monumental.

Demare y Manzi lo acercan a Malena y la voz de Mollo también es de sombra. Los ejes de mi Carreta de Atahualpa Yupanqui y Risso y Los Mareados (Cobián y Cadícamo) acompañaron los postres necesarios a esta altura porque el tango te cala los huesos si está bien interpretado y los dulces, dicen, remplazan al amor. Uno de Mores y Discépolo, Grisel  (Mores y Contursi) que tiene la historia dentro del nombre y una brillante interpretación de Naranjo en Flor de Virgilio y Homero Expósito fueron el primer cierre. Destaco aquí el inmenso desempeño de Diego Ramos y Omar Massa, creativos, sueltos, con la nota justa que les permite lucirse sin opacar al cantor.

La última Curda de Pichuco y Castillo y Que nadie sepa mi sufrir de Cabral y Dizeo fueron los bises. Con aplausos de pie, en un Boris repleto se vitoreó al artista.

Considerando que Omar Mollo no es un debutante ni mucho menos, que ha viajado y actuado en los más diversos países fue muy emotivo tener de vecinos de mesa a sus padres y amigos.

Inaugurado hace menos de un año, en rigor el 26 de Noviembre de 2010, el Boris Club, rápidamente, se está transformando en un lugar de culto para los amantes de la música, eligiendo géneros, artistas y observando los detalles minuciosamente. En este caso Mollo y cía. convirtieron a Palermo en un barrio plateado por la luna y lo único que granizó fue buena música. ¡Enhorabuena! 


Viernes 16 de Setiembre
Omar Mollo acompañado por Diego Ramos en piano y Omar Massa en bandoneón 

Boris Club de Jazz
Gorriti 5568, Ciudad de Buenos Aires
www.borisclub.com
info@borisclub.com.ar
Tel.: +54 (011) 4777-0012