Buscar

puesta en letra » nota

| Publicado el 31 de octubre de 2015 a las 19:41 hs.

Inspiración y expiración de la palabra. Sobre Casta Vulgata de Néstor Colón.

Entre la "ruina" y la búsqueda de la "perla", la palabra poética, desnuda, de un modo singular de interpelar la literatura y de jugar con la vulgata lengua.

Por Silvana R. López

 

Colón, Néstor, Casta Vulgata, Buenos Aires: Ediciones Lamás Médula, 2014. 54pp.

 

¡escrito en la cara!se lee en el epígrafe del libro de poesía de Néstor Colón, una frase apelativa que alude al primer poema de la serie, “Enero”, que cita a Lee Masters y sus epitafios. Escrito en la cara, en la zona del cuerpo que no se tapa, o “(de una moneda)”, atrae la mirada del lector, la atención del caminante sobre la inscripción grabada en la estela. Así funcionan los subtítulos de Casta Vulgata, los doce meses del año, “31”y “Ejercicio para la fidelidad de la lengua”; ubicados en la parte superior derecha de la hoja y con resaltador negro, cada mes, de enero a diciembre, irá marcando un tempo que despliega y retoma los sentidos del texto así como los dos poemas finales.

Las voces que construyen los versos traen a Emilia, a Lisa, a Humberto y con ellos, el contrapunto entre la “ruina” y la búsqueda de la “perla”. Un “pescado muerto entre la piernas” y “la perla oculta que anida en toda concha” del monólogo de una mujer, tal vez de Emilia o de todas las Emilias, no abolirán el azar…

La ruina- circular- “el pájaro muerto”, “el gasoil derramado”, “el óxido sobre todo”, así como “la belleza molida por el tiempo” y el estallido, la desintegración, anudan la tensión junto a una reflexión sobre la lengua, el signo, las metáforas inservibles y con todo, en “31”, el año se escapa “por la salida de emergencia” así como la voz del poema que se identifica, en esos versos, en primera persona. Qué mujer hablada “ablada” soporta el “Hum/ber/to”, “verto”, grave, monocorde, qué triangulación se construye en esos versos. Una pareja que se desintegra, el óxido que todo lo cubre, la palabra, el poema que se desintegra, pero aún así, “la insinuación de un brillo” aunque “como una ruina”.

Ferdinand de Saussure, Jacques Derrida, Chiche Gelblum, Ivo Pelay, articulan la problematización sobre la lengua y el tiempo mítico, la repetición, el ir hacia la muerte, hacia la desintegración y el epitafio, cifran Casta vulgata, aún en un lenguaje simple o acaso en la densidad de ese campo de significaciones que las incalculables lecturas del advenir repondrán en esavulgata, traducción,  o acaso vuelco de una lengua en otra, en la voz de la poesía, en la voz que la ruina , la perla, saturan “cubriendo la superficie cristalina –líquida- del ojo”, en la cara, en el espacio de la estela, de la hoja en blanco, en el tiempo de cada mes del año, en la palabra desnuda de un modo singular de interpelar la literatura.