Buscar

puesta en letra » nota

| Publicado el 21 de marzo de 2016 a las 17:09 hs.

Quienes encienden el Chispero

El sello rosarino Libros Silvestres, luego de resultar ganador de la categoría Editorial de Espacio Santafesino, lanza una serie de libros objetos, enfocados en literatura infanto juvenil, en narrativa y poesía contemporánea y en el rescate de libros "raros" y fuera de circulación.

Por Cristian Molina

Entrevista con el autor y las editoras y artistas del libro Chispero, de Diego Colomba (Libros Silvestres, 2016)

La reciente aparición de Chispero, de Diego Colomba, fue el pretexto para charlar con el autor y con las editoras sobre el libro y la propuesta editorial en la cual se enmarca. La entrevista que presentamos da cuenta de la vida del libro en un entramado audiovisual del presente que expande su formato desde la página impresa hacia otras prácticas culturales.  

 

CM:-Diego, es notable cómo lográs conservar una forma de escritura próxima a uno de tus libros, Inmemorial (Baltasara Editora 2015), pero en un tono infantil. ¿Cómo fue ese proceso de escritura poco habitual de poesía para un público/lector infantil?

Diego Colomba:-El germen del libro son unos haikus (“jaikus” los llamé yo, para darles ese aire acriollado que me gusta) que escribí sin pensar en un lector infantil y los subí a internet. Eran treinta. Elegí algunos, Caro seleccionó del conjunto y ahora son los que se denominan “Ocurrencias” en el libro. Ya pensando en el proyecto escribí algunos con rimas y metros fijos o con regularidad de los acentos, pero siguiendo los temas de siempre: la memoria, la infancia, la naturaleza. Y como vos decís: el tono parco y cierto sencillismo formal están en Inmemorial, un libro “para adultos”.

CM:- Caro y Laura, me gustaría que comenten un poco sobre la propuesta editorial de Libros Silvestres.

Caro Musa y Laura Oriato:-Comenzamos en 2014 con la edición artesanal de libros pop-up, acompañados con objetos especiales para armar y jugar en casa.

La propuesta editorial se fue armando de a poco. Desde el comienzo buscamos hacer libros que puedan ser disfrutados por lectores de diversas generaciones(chicos, jóvenes y lectores curiosos de cualquier edad), con gran protagonismo de la imagen. Libros bellos con textos de calidad, inéditos o no, pero desafiantes, actuales en su contenido, que esquiven lo ingenuo.

Hoy tenemos planteadas 4 colecciones:

Una Cosa Maravillosa:libros pop up y artesanales,que habilitan recorridos interactivos con efectos de volumen, tridimensión y movimiento.

La Vertical:poesía infantil, de autores contemporáneos, con gran protagonismo de la imagen (se trata de libros completamente ilustrados, cercanos al libro álbum)

Ñu:(ese animal onomatopéyico -ja- que arremete como toro ciego)colección de narrativa (cuentos y novelas) para un lector adolescente, textos más largos, ilustrados pero sin tanta preponderancia del color.

Mediomundo:colección anfibia donde pensamos publicar tesoros que encontramos por ahí, autores valiosos, textos necesarios, raros, olvidados o ignorados por el mercado editorial que creemos tienen que volver a ser leídos por una nueva generación de lectores.

La idea es pensar las colecciones de un modo abarcador, que cada texto tenga el tamaño, diseño y estética que merece, sin limitarnos a un formato definido de antemanoy estableciendo los criterios de edad (algo que es habitual en LIJ) no en la colección sino en cada libro en particular.

 

Caro Musa:-Una propuesta editorial es literaria, en primer lugar, pero también hablamos de espacios de distribución y de circulación, de promoción, de espacios de venta directa, y de recursos estratégicos como merchandisig y book trailers. Acá nosotras queremos y necesitamos involucrar al autor, porque hay que poner en marcha un circuito local y regional que no existe, al menos en LIJ, y es como mover una máquina que no tiene aceite. Y eso sólo es posible con la complicidad de todos los que formamos parte de la cadena de edición, echando mano a los vínculos institucionales, laborales y afectivos de cada uno.

Por eso venimos desde el año pasado participando en ferias y eventos del interior de la provincia, en muchos de los cuales no hay librerías, pero sí espacios activos como bibliotecas populares y escuelas; tratando de generar un vínculo real y afectivo entre el autor y el pequeño lector santafesino.

Y sumando nuestro esfuerzo a una distribución más equitativa de las oportunidades (de lectura en este caso, aunque claramente no sólo de lectura) que en este país tan grande están repartidas de un modo tan desparejo.

 

 

CM:- ¿Y Qué títulos tienen pensados para este año?

 

Caro y Laura:-Paren de pisar a ese gato, poema de Verónica Laurino ilustrado por Cris Rosenberg (en imprenta); y Canciones Faunas, poemas de Analía Giordanino ilustrados por María Zeta, ambos en la colección La Vertical.

El carromato filarmónico,cuentos de Daniel Moyano con ilustraciones de Laura Klatt, que abre nuestra colección Mediomundo. El libro incluye un diccionario musical escrito por el hijo de Daniel -Ricardo Moyano, notable guitarrista riojano hoy radicado en Turquía. (en imprenta)

Una novela de aventuras del casildense Nicolás Doffo, con ilustraciones de Malén Lecuona, que abre nuestra colección Ñu.

Una nueva versión de ¿Qué es? ¿Dónde está? 100 cosas para buscar y encontrar, nuestro libro desplegable artesanal, en este caso con dibujos de Cris Rosenberg. Colección Una cosa maravillosa.

 

CM:- Diego, hay una puesta al día de la poesía en Chispero para el público infantil, una frescura que la saca de los tonos didácticos y estereotipados que mucho tiempo tuvo el género (afortunadamente, ya no es tan así); pero me atrevería a decir que es uno de esos libros de poesía en los que no se subestima al lector, ¿en qué medida contribuyó o no tu labor docente al respecto?

Trabajo con literatura infantil en nivel terciario. Aunque se siguen publicando textos tironeados por el didactismo, el moralismo y una idea de lector muy acotada, ya hay toda una tradición en el país de autores que se desmarcaron de esas intrusiones clásicas, y en ese sentido hay muchos libros de literatura infantil que no subestiman al lector. Medio se ha vuelto común decir que en “literatura infantil” la primera palabra debe pesar más que la segunda, que la adjetiva. Que lo que debe importar es la experiencia (y/o  la experimentación) con en el lenguaje. Lo central creo es el concepto o la idea de infancia que se tiene. Yo creo que es una experiencia, en parte prelinguística, fascinante, que no ha dejado de ser en mí, y que hace que cuando yo escriba recuerde experiencias, sensaciones, percepciones, que yo se las adjudico a la infancia. No creo en una visión idealizada de la infancia: bondad, pureza, etc. Para mí es tan oscura como luminosa, tanto en lo emocional como en lo que sé y no sé de ella. Pero es cierto que hay elementos que tienen que estar orbitando cuando pensás en literatura infantil como género, no te podés quedar solo con la idea de que es literatura a secas: cuestiones léxicas (mayor o menor grado de dificultad), la enciclopedia cultural de alguien que está creciendo y en proceso de desarrollo… Pero también se puede pensar que el texto, como sucede en el libro álbum, permite diferentes niveles de lectura y puede ser leído con interés por un niño y por un adulto.  

CM:- Caro y Laura, lo notable es que en la colección “La vertical”  hay un esfuerzo de diseño artístico muy fuerte. Una intervención visual que acompaña al texto y que le otorga una densidad a la lectura muy diferente a las clásicas ediciones de páginas neutras y despojadas de Rosario. ¿Cuál es la idea de la apuesta tan fuerte por la intervención visual de los libros?

Laura Oriato:-Si, efectivamente. Esa es una característica común en todos nuestros libros. La necesidad de darle un valor y presencia fuerte a la imagen viene de considerar lo visual (así como también la interacción y el movimiento en nuestros libros pop-up) como portadores de sentido. Creemos que lo visual en muchos de nuestros libros es tan importante como el texto.

                                  

Caro Musa:-Además, en el caso de la poesía, la brevedad del texto hace que haya mucho para imaginar, para completar. Y la ilustración es sin duda una clave que acompaña al lector menos entrenado, lo ayuda a sortear allí donde el lenguaje puede presentar una dificultad.

Para mí, un punto importante de la colección La Vertical es no ser complaciente con el lector. A partir de mi experiencia como mediadora, entiendo que los chicos -como cualquier otro lector- no quieren anticiparse al texto, prever los modos rítmicos, los desenlaces, etc. Los chicos aceptan el desafío como cualquier lector. Y por eso mismo no tememos incorporar a la colección textos “fronterizos”, aunque no hayan sido pensados para chicos, textos que con intervenciones mínimas -sobre el lenguaje, sí, pero también sobre la imagen- pueden ser perfectamente comprendidos y disfrutados por chicos.

 

Laura Oriato:-Finalmente,hay tantísimos ilustradores buenos en la ciudad y la región…lo que faltan son espacios, y queremos convertirnos también en un espacio que valore al ilustrador como autor.

 

CM:- Diego, en Chispero, las palabras, además, mínimas, ganan toda su potencia en la brevedad. No leo minimalismo, menos rural, como han visto algunxs, sino una destreza técnica con ciertos tópicos y con la “compleja simplicidad” para hacer destellar la imaginación en estos poemas.  ¿Cómo lo ves?

Diego:-Me gusta lo de la “compleja simplicidad”. Porque en realidad responde a un ethos, a una posición enunciativa, que no me deja ser solemne, ni pedante, ni tonto (al menos creo eso), y me obliga a un trabajo formal que aspira a la sencillez, bah, me sale así, pero está trabajado en la cabeza y en la sensibilidad. Pero yo lo pruebo así: leo, por ejemplo, “Ocurrencia// Rama cortada:/ al sol te volverás/ madera seca.”, y entiendo que se puede comprender en sentido literal, una experiencia cotidiana, pero también puede interpretarse como la mutación de la materia, la caducidad, lo efímero, esa suerte de nobleza que trae el paso del tiempo, que estamos hechos para arder, esa fatalidad, ese aire sentencioso en el tono, etc. Ahí pienso que funciona.

 

CM:-Sí podría pensarse en un trabajo criollo con algunos referentes de la brevedad y de la palabra esencial, como Ungaretti, Montale y hasta con los abanicos de Mallarmé. Lo extraño es cómo eso deviene poesía infantil, una feliz poesía infantil en Chispero, ¿realmente creés que dialogás con ellos, o con otros poetas?

Diego:-Me parece mucho; lo tomo como un elogio. De todos ellos me gusta Ungaretti y sé que es un mito, que me tironea a veces, el de la palabra humilde, pudorosa, como la entiende Estela Figueroa o Carlos Battilana, donde con poco aspirás a decir mucho o lo más verdadero o necesario, como si hicieras de una limitación una apuesta. Pero es tan solo una manera. Este año publicaré un libro de poemas de versos largos y poemas en prosa (ya está en proceso de edición), que se va a llamar, no te rías, El largo aliento, y ya nadie podrá reseñar que le saco apuradas fotos al campo jajajjaja.

 

CM:-Laura y Caro, la propuesta implica una enorme inversión por el nivel y la calidad de la impresión. La tapa es dura, las hojas son de un gramaje y grosor inhabituales, sumado a la impresión a color. ¿El premio de Espacio Santafecino contribuyó o hizo realmente posible la aparición de los libros?

Laura Oriato:La calidad de impresión y de papeles es algo que buscamos desde el primer momento. Nuestros libros artesanales están planteados del mismo modo. No obstante,el premio hizo posiblesostener la calidad de nuestros libros pop up en una tirada de mucha más envergadura, que nos permite posicionarnos en librerías y otros espacios de distribución además de la venta directa.

 

CM:-Hay, asimismo, un diseño cuasi artesanal, que simula un collage y que remite a cierta práctica que en sus prácticas es consustancial. ¿Cómo fue el proceso de elaboración de ese diseño?

Caro Musa:En este caso el diseño es de Laura. Cuando ella pensó en esta idea de un cuaderno de notas, me pareció perfecto porque lo vi como un pasaje natural de la editorial, desde lo estrictamente artesanal a lo que vendrá. Chispero es un libro bisagra en ese sentido. De todos modos, desde que empezamos Libros Silvestres, yo me ocupo más de la búsqueda de textos, y ella lo hace más respecto de las imágenes. Por supuesto discutimos las decisiones de la editorial, pero en general eso no ocurre porque estamos de acuerdo en todo.

 

Igual, para contestar algo de tu pregunta, la colección “Una cosa maravillosa” funcionó para mí desde el principio como un espacio muy potente de experimentación de  la fusión entre texto, imagen y movimiento en el plano (que es, claramente, esto último, una obsesión muy personal que atraviesa mi poesía, mis robots, en definitiva, que me estimula creativamente)

 

CM:- Laura,¿Cómo trabajaste con la simbiosis entre poesía y dibujo?

Laura Oriato:-Al día de hoy con Diego sólo nos conocemos de forma virtual. Digamos que no le quedó otra que aceptarme porque fue idea de Caro que yo ilustrara sus poemas. Quise dibujarlo porque el conjunto me pareció muy bello y vi imágenes con las que me siento familiarizada.

CM:-En este sentido, hay una enorme proliferación de bichos, plantas, y pocos rostros humanos, como si una salvajada estuviera invadiendo la página y desplegándosea través de una paleta cándida y tranquila,¿cómo elegiste el repertorio de figuras con los cuales trabajar?

Laura Oriato:-Algunos bichos y plantas, sobre todos los de las ocurrencias, están ahí en los poemas, no los elegí, sólo le di una “forma” a todo ese inventario. Hasta ahora no me había dado cuenta que hay pocos rostros humanos. Supongo que no abundan porque casi nunca dibujo personas.

Cuando leí los poemas por primera vez pensé en un manual de jardinería, o en los afiches de botánica, y traté de ir hacia eso. Intenté hacer un álbum de figuritas con todos esos insectos, animales y plantas silvestres que juntó Diego porque sentí que lo maravilloso estaba en esas criaturas. Todo lo que hay es propio de nuestras tierras, especialmente de la Pampa húmeda. A algunos los recorté de enciclopedias viejas, la mayoría viven en el jardín de mi casa, o vienen de mi infancia.

CM:-¿Hay alguna diferencia entre pintar para un libro y pintar para otro formato? ¿Cuál?

Laura Oriato:-Desde mi experiencia personal siempre que hacemos libros hago modificaciones en las medidas de los archivos, en cambio cuando hago otros trabajos no. Y cuando se modifican las medidas de manera no proporcional, se modifica todo: desde el tamaño de la tipografía hasta el planteo de los elementos en la página, el tamaño de esos elementos y la cantidad de ellos. Generalmente son modificaciones sobre la marcha que se hacen para reducir costos, por aspectos técnicos o estéticos.

Este libro inicialmente tenía otras medidas y tuve que modificarlas a pedido de la imprenta. Fue una modificación mínima que creo le sumó un montón de aire a las ilustraciones, así que fue positiva. Y las ilustraciones que ocupan doble página al principio ocupaban una sola página. Esa fue una decisión editorial que considero también mejoró el diseño de esas páginas.

 

Dónde conseguís los Libros Silvestres:

En Rosario: Oliva Libros, Librería Mal de Archivo, Chicho y Babel Libros para la infancia.

En San Lorenzo: Imagina Libros.

En Casilda: Librería Cronopio.

 

Contacto:

libros.silvestres@gmail.com

Facebook: Libros Silvestres.

 

Consultá el catálogo completo en:

http://librossilvestres.wix.com/libros-silvestres(todavía está en construcción pero se puede ir mirando algo)