Buscar

teatro » nota

| Publicado el 05 de abril de 2012 a las 22:55 hs.

Cachafaz

La obra de Copi bajo la dirección de Tatiana Santana llegó al Teatro del Sur en una puesta que se juega todo sin mezquinar hilaridad, tragedia y corrosión logrando gran potencia escénica.

por Teresa Gatto

¿Puto? Pero no exageremos,
soy un poco amanerada
tengo chic y tengo garbo
¡pero es porque tengo tango!

Cachafaz- Copi
 

 

La obra de Raúl Damonte Botana, alias Copi, vio la luz en Buenos Aires cuando su autor ya había fallecido a causa de los estragos que le provocó el SIDA. Cachafaz fue escrita en 1981 en español (Copi estuvo exiliado en París, entre otros países) y se estrenó aquí pocos meses antes de que De la Rúa huyera en helicóptero dejando un reguero de sangre, hambre y destrucción que profundizó hasta el paroxismo los márgenes entre incluidos y excluidos.

Escrita en verso con el guiño inequívoco hacia un Martín Fierro, central en la Literatura Argentina y también en el sistema de la Gauchesca, Cachafaz retoma los conflictivos lazos que con el orden y con el poder, tienen todos aquellos que por diversas razones están excluidos. 

En Cachafaz el tema de la inclusión/exclusión está estallado hasta el extremo y en la puesta de Tatiana Santana este tópico está muy bien logrado ya que la pieza del conventillo es el único lugar seguro para los amantes, Cachafaz y la Raulito, que cada vez que se someten a la inclemencia del afuera se juegan la vida.

Por un lado, la obra trabaja un vínculo difícil de definir porque el sexo de la Raulito lo es y a la vez mortifica la noción arquetípica de la relación homosexual, toda vez que Cachafaz es un malevo. Varias líneas de tensión se encuentran y se estiran hasta el infinito: la pobreza, el amor y el poder, el delito, etc.

Perseguidos por llevar una vida no acorde a la norma, la Raulito sobrevive con la connivencia de un tío comisario y Cachafaz que ha hecho de las suyas, se esconde en ese amor y en ese cuarto. El afuera no es la pampa con su barbarie demoledora y el adentro no es la civilización como la entendíamos. Ambos correlatos de la Gauchesca, invierten el significado de ese corpus del XIX y principio del XX. Lo invierten y lo re-presentan en un hoy desolador. Y las referencias a Uruguay que es donde ocurren los sucesos, no sólo acentúan ciertos motivos sino que dejan como significante el tema de las orillas. Todos los personajes de Cachafaz están situados en una orilla resbalosa y enlodada que los puede hacer trastabillar al menor paso en falso.

Así, el diseño espacial que permite evidenciar un afuera peligroso y un adentro hambreado, se puebla de las acciones que ambos actores, Emilio Bardi como Cachafaz y Claudio Pazos como la Raulito, le imprimen a sus criaturas en logradas actuaciones y un gran manejo corporal. Los dos se desempeñan con gran presencia escénica y Claudio Pazos logra momentos brillantes ya que maneja su instrumento como un bailarín, un funámbulo y un equilibrista fusionando texto y cuerpo en un gran todo orgánico.

La música en vivo y el coro de vecinos del conventillo ayudan a que la revolución de la carne se instale en esas vidas y vaya convirtiendo en tragedia lo que parecía un grotesco puro. Pero esta revolución no es la de los amores que ahora pueden mostrarse ni la aceptación de la transexualidad de la Raulito cuyo tema ha explorado Copi sin descanso. La verdadera revolución de la carne es aquella que, en los atribulados amantes tan hambrientos como sus vecinos, se comen literalmente al poder con las consecuencias que esto trae aparejado. Santana logra una puesta contundente en este y otro planos.

Varias cuestiones son motivo de celebración en Cachafaz: que Copi esté en escena, que deje de ser el autor que un grupo de excéntricos merodeadores de la literatura eligieron hace tiempo para sí,  la naturalización de un amor que a estas alturas no debe llamar la atención y la puesta en cuestión del poder que vigilando o castigando propone siempre la sujeción a una norma que es un corsé y que cambia de forma pero siempre se las ingenia para tratar de dominar.

 

Ficha Artística/Técnica:

Dramaturgia: Copi
Actúan: Emilio Bardi, Claudio Pazos
Músicos en escena: Joel Maiante, Pablo Martínez, Eugenio Nicolás Sanchez
Coros: Rosario Albornoz, Andres Granier, Catalina Lescano, Marcelo Lirio, Patricia Martínez, Pilar Rodriguez Rey
Prensa: Walter Duche, Alejandro Zarate
Dirección: Tatiana Santana
Escenografía: Rocío Matosas Etchebarne
Coreografía: Mecha Fernández
Composición musical: Rony Keselman
Entrenamiento vocal: Claudio Garófalo
Vestuario: Ana Nieves Ventura
Producción ejecutiva: Pilar Ortiz
Asistente de dirección: Nicole Nemenmann - Giselle Refrancore

http://www.facebook.com/pages/Cachafaz-de-Copi/268188756535463

Funciones: Sábados a las 22:00
Entrada: $ 70,- / $ 40,-

Teatro del Sur
Venezuela 2255 (mapa)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel.: 4941-1951
http://www.teatrodelsur.blogspot.com/
 

Publicidad