Buscar

teatro » nota

| Publicado el 23 de febrero de 2014 a las 19:17 hs.

Iván y los perros

La obra de Hattie Naylor, se presenta en El Extranjero Teatro con la interpretación de Emiliano Dionisi y dirección de Gustavo García Mendy y Mariano Stolkiner.

por Teresa Gatto

"Por la noche los conducían, descalzos, hambrientos, por el suelo helado, bajo el viento Nordeste"
M. Voloshin

Mucho ha sido el trabajo de puesta en escena de Iván y los perros. El actor, el adecuado, porque Dionisi es un artista con vastedad de recursos que no permiten dudas.

Iván y los perros narra en primera persona y en la voz del desamparo de un niño, el arrojo que la miseria impiadosa hace sin distinciones. “Padre y madre”, dice, hambre, representa. Cuando no hay nada más, queda la intemperie.

La obra que dirigen Gustavo Garcia Mendy y Mariano Stolkiner, tiene un diseño sonoro de una gran intensidad, es parte de la diégesis, sin él, el pequeño Iván no podría narrar su desdicha o la narraría a medias. Sin el diseño de imagen que proyecta una ciudad de Moscú que perpetuamente se engama en los grises y contiene a ricachones, abusadores, excluidos y perros, tampoco lograría adherirse a lo narrado y significar la enorme devastación de un ser pequeño de edad y sin importancia para nadie, salvo para los perros. La música en vivo se siente parte, como si estuviera dentro de la historia y en nada obstaculiza lo que Iván narrará.

Pero algo del orden de lo representado, de la repetición e incorporación del texto hacen que en la función de estreno, todo parezca eterno.

Es cierto que monologar durante setenta minutos es arduo para cualquier actor pero también lo es que hemos tenido el privilegio de presenciar monólogos memorables a cargo de artistas memorables. Tal vez, la razón sea que no se quedaron apresados en el texto. Porque Dionisi a quien hemos visto estallar en otras puestas, aquí parece apresado dentro de su historia y eso no es objetable porque forma parte del ser del personaje pero esa sujeción a un texto que además hace de la repetición un traslado del significante: pobreza, abandono, exclusión, abuso, etc., comporta una celda que vuelve monocorde la historia porque sólo cuando simbiótico ladra, porque él también es un perro, se instala una meseta que hace que el espectador se mueva en la butaca porque no es fácil recibir setenta minutos de una sola mirada que no flexione su tono cuando algo ocurre.

Las pérdidas, los abusos, la muerte, el hambre, lo que llega nuevo para instalarse sobre lo malo añejo en esta vida de niño, se enuncian con la misma cadencia.

Esta situación, tal vez imputable a un estreno y a la inmensa soledad y valentía que coexisten cuando se está arrojado a escena y a la miseria que la historia narra, operan para diluir la emoción que, debe necesariamente instalársenos cuando, como receptores, aparece la empatía con el personaje.

Iván, no logró conmover ese día, con su niñez hambreada a cuestas, con la suma de las pérdidas que son inconmensurables pero como hay talento confiamos en que asentada la puesta, logre esa identificación que es imprescindible en una historia que podría transcurrir muy bien en cualquier suelo.

Tal vez no deberíamos ir a los estrenos, tal vez sería mejor esperar y no correr ante los requerimientos de prensa para que, señores actores como Dionisi, no se sientan escrutados por pares y críticos que le aportan una cuota más de densidad a eso que los apresa, cuando lo ideal es soltar y jugar. Y sabemos que este actor juega y gana siempre.

Ficha técnico artística

Autor: Hattie Naylor
Traducción: Alejandro Tantanian
Actúa: Emiliano Dionisi
Voz en Off: Denis Ilchik, Valeria Maltseva, Katerina Pantiukhina, Alekseyev Vyacheslav
Diseño de vestuario: Merlina Molina Castaño
Diseño de espacio: Mariano Stolkiner
Diseño de luces: Julio López
Diseño sonoro: Gustavo García Mendy
Audiovisuales: Julián Rur
Música original: Gustavo García Mendy, Mariano Stolkiner
Operación de sonido: Gustavo García Mendy, Mariano Stolkiner
Fotografía: Guido Piotrkowski
Ilustrador: María Chevalier
Diseño gráfico: Sebastián Ezcurra
Asistencia de dirección: Merlina Molina Castaño, Rodrigo Mujico
Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin
Producción general: El Balcón De Meursault
Dirección: Gustavo García Mendy, Mariano Stolkiner
 
Nota: la presente crítica corresponde a la función estreno del día martes 18 de febrero de 2014 realizada en El Extranjero Teatro, Valentín Gómez 3378 (mapa), Ciudad de Buenos Aires.

A la citada fecha, las funciones son los sábados a las 21
Reservas: 4862-7400 / http://www.elextranjeroteatro.com
Publicidad