Buscar

teatro » nota

| Publicado el 03 de mayo de 2016 a las 15:44 hs.

Todos podríamos ser Ricardo III

La tragedia de Shakespeare llega al escenario con un un dispositivo escénico que más que interperlarnos por la historia, nos interpela por el poder, la codicia y ese jabalí que todos podemos llevar dentro. Los sábados a las 19.45 en Andamio 90'

 

Por Teresa Gatto

 

“A algunos hombres los disfraces no los disfrazan, sino los revelan.
Cada uno se disfraza de aquello que es por dentro"
Gilbert K. Chesterton

El poder y la oscuridad pueden ser una mixtura devastadora. Me pregunto si se pude construir poder sin una pequeña cuota de ella. Pero en Ricardo III de W. Shakespeare, la maldad es la condición de posibilidad no sólo de construir poder sino de obtenerlo sin más, asesinando a todos los que se interpongan.

Parece que el deforme Ricardo III no lo era tanto pero parece también que a Shakespeare el interesó la visión de Tomás Moro y decidió usarla. Tal vez, el horror de Gloster como lo llamaban, residiera sólo en su interior. Una nauseabunda manera de concebir el poder, de llegar al trono y de darse el lujo de ser noticia cuando entre 2012 y 2013 encontraron su sepulcro y sus restos en la recobrada iglesia de Greyfriars.

La puesta de Francisco Civit, metaforiza no sólo los desmanes y locuras del enceguecido Gloster sino que con el dispositivo escénico que utiliza, consistente en el cambio de roles permanentes, nos pone frente a una verdad tremenda: en cada uno de esos personajes hay un Ricardo III acechando para salir a darle su merecido a quien se interponga en su camino al poder.

Decía más arriba que  todos podríamos ser Ricardo III y reconociendo en la naturaleza humana esa semilla de la ambición y/o maldad con la que hay que luchar para que no germine. Pero  no todos podemos ser Gloster porque para ello hay que tener otras condiciones. Difícil es pensar en qué llega primero a despertar en el ser humano, pero el elenco que Civit maneja a la perfección, logra mostrar todas y cada una de las facetas del poder, la ambición, la obscenidad y la inmoralidad de destruir todo lo que se ponga delante de la ambición.

La puesta que cuenta con un número importante de intérpretes, acata el desafío de esa rotación, los actores hacen diversos papeles pero siempre les toca Gloster. Siempre se los pone al límite de esa enajenación por el poder que, a la postre, redunda en un gran beneficio para la puesta.  Pueden hacer música y ser Gloster, pueden ser hombres o mujeres y ser Gloster. Porque esas calamidades son humanas y adolecen de género.  Margaret Thatcher es un ejemplo. En la obra no hay dulces princesas, ni enamoramientos que no sean por poder. Todo se desmantela en la mirada de Francisco Civit porque trabajó y metió las patas en la fuente de la maldad. Maldad del orden de la ambición, de la destrucción y de aquellos lazos que deberían ser sagrados.

A los espectadores no es dado toparnos con el psicopático personaje. Pero no es menos cierto, que lejos de los refritos del genio de Stratford-upon-Avon, a  los que todos somos sometidos con distinta suerte, Civit adapta, dirige y consigue que la platea esté muy lejos de la catarsis aristotélica. Pero… ¿desde hace cuánto tiempo circula la frase de que la Historia se repite primero como tragedia y luego como farsa? Bueno, parece que en nuestros lares, siempre se repite como tragedia, lo maravilloso es que está ocurre en Gloucester y que Enrique III podemos certificar que está muerto desde 1485. Por eso la puesta con brillantes trabajos de actuación, iluminación y diseño espacial que permite un tránsito fluido por el espacio escénico, lejos de la catarsis, nos ayuda a pensar. Hoy, ese hecho ya es un logro increíble. Y sí además está bien hecho ¡dos veces logrado!

Ficha Artísitico/ Técnica

Versión: Francisco Civit
Actúan: Fernando Arluna, Gabriella Calzada, Juan Marcelo Duarte, Marcela Grasso, Juan Pablo Maicas, Pedro Merlo, Fernando Migueles, Roberto Monzo, Laura Pagés, Marta Pomponio, Mariano Rótolo, Belen Rubio, Gabriel Yeannoteguy
Músicos:Gabriela Calzada, Juan Pablo Maicas, Pedro Merlo, Fernando Migueles, Mariano Rótolo, Belen Rubio, Gabriel Yeannoteguy
Vestuario: Cecilia Zuvialde
Maquillaje: Florencia Petroselli
Diseño de escenografía: Facundo Estol
Diseño de luces: Facundo Estol
Música original: Gabriela Calzada, Francisco Civit, Juan Pablo Maicas, Pedro Merlo, Fernando Migueles, Adolfo Oddone, Mariano Rótolo, Belen Rubio, Gabriel Yeannoteguy
Fotografía: José Miguel Carrasco, Lluís Miras Vega
Diseño gráfico: Adrian Riolfi
Asistencia de dirección: Nacho Ansa, Daniel Barbarito
Prensa: Sonia Novello
Arreglos musicales: Adolfo Oddone
Producción ejecutiva: Graciela Barreda, Ariel Cortina
Producción general: Zoilo Garcés
Director musical: Francisco Civit, Adolfo Oddone
Dirección: Francisco Civit


ANDAMIO ´90
Paraná 660
Capital Federal - Buenos Aires – Argentina
Reservas: 4373-5670
Web: http://www.andamio90.org
Entrada: $ 150,00 / $ 100,00 - Sábado - 19:45 hs - Hasta el 25/06/2016

Publicidad
Publicidad