Buscar

teatro » nota

Publicado el 24 de septiembre de 2016 a las 19:15 hs.

De balas y palabras

Bajo la dirección de Joaquín Gómez se presenta Sumario de la Muerte de Kleist de Alejandro Tantanian. La muerte del poeta como metáfora de todas las experiencias de la muerte en el teatro.

Por María Luciana Gandolfo

Heinrich Von Kleist (Joaquín Gómez), poeta alemán, espíritu romántico, contemporáneo a Goethe. Acosado por los fantasmas del fracaso y la invisibilidad decidió poner fin a su vida a la edad de 34 años. Pero no quiso hacerlo solo. Buscó una compañera eventual que lo acompañara en su muerte y así conoció a Henriette Vogel (Lupe  Iñiguez). Conmovida por su escritura y comprensiva con su búsqueda, Henriette padecía una enfermedad terminal y no tardó en hacerse eco del plan de Kleist. Juntos planificaron su muerte minuciosamente. Dejaron cartas y testimonios de los preparativos. El 21 de noviembre de 1811, tras tomar varias tazas de café, ron y dar paseos a pie, se suicidaron a orillas del lago Wannsee en las afueras de Berlín. Heinrich disparó una bala al pecho de Henriette y luego apunto contra sí mismo.

Esta historia fue la que inspiró a Alejandro Tantanian a crear Sumario de la Muerte de Kleist, dramaturgia plagada de fuentes e intertextos. Con ella construye la metáfora sobre la muerte como consolidación del encuentro del poeta con lo absoluto. El poeta escribe su propia muerte como una escena teatral. Muerte escrita, premeditada y encuentro ante el abismo como máxima aspiración creativa, el fundirse en el acto del desgarramiento.

La puesta da forma escénica a esta metáfora. Una escenografía íntima y una iluminación pictórica definen el espacio como límite, como un umbral que se habita, tal como el personaje habita su rol. Un limbo entre la vida y la muerte que se rodea como el abismo al que se enfrenta el creador. Allí tiene lugar el ensayo de la muerte perfecta. El espacio donde la tinta y la sangre son el mismo fluir, en un tiempo suspendido, más allá de la referencia histórica.

El tercer personaje es el del narrador “objetivo” (Carlos Folias), quien tiene a cargo la realización del sumario. Este personaje introduce la mirada cientificista de la muerte. Fría, distante, material, pero no menos misteriosa. Analiza la huella, el resto,  el indicio en los dos cuerpos que yacen uno junto al otro. ¿Perito forense, detective, científico? Terminará tapando los cuerpos, ocultándolos de nuestra vista para concluir la obra.

Y queda así resonando la idea de retorno. En la próxima función volverán a matarse Heinrich y Henriette. Volverán a iterar las mismas acciones. Derrida ya nos lo explicó al escribir las muertes de Barthes. Vivimos experimentando microexperiencias de la muerte. Los personajes renacen y mueren en cada representación. Nosotros también.

Ficha artística técnico:

Dramaturgia: Alejandro Tantanian

Actúan: Carlos Folias, Joaquín Gómez, Guadalupe Iñiguez

Vestuario y Escenografía: Milton Moreira Muzio

Diseño de luces: Horacio Novelle

Operación de luces: Agustín Intile Noble

Dirección de arte: Milton Moreira Muzio

Dirección: Joaquín Gómez

 

Funciones:

JUEVES a las 21.30 Entrada: $ 180,00 / $ 150,00

KORINTHIO TEATRO

Mario Bravo 437 (mapa)

Ciudad de Buenos Aires

Tel: 2044-2400

http://www.korinthioteatro.com.ar

Publicidad