Buscar

teatro » nota

Críticas | Publicado el 18 de septiembre de 2019 a las 19:27 hs.

Sentada en una casa de vidrio, la imaginación al Poder

La nueva obra escrita por Paula Ransenberg y protagonizada por ésta y Daniela Catz, supera en todos los sentidos la idea de una Teatralidad Consumada. Todo es lenguaje, metalenguaje, ausencia de realismos agujereados, con actuaciones brillantes y una dirección, la de Marcelo Nacci, que hace maravillas con las dos actrices que tienen de sobra para dar.

Por Teresa Gatto

“¿Qué autor podrá contar alguna vez cómo y por qué un personaje nació en su fantasía?
El misterio de la creación artística es el mismo misterio del nacimiento”
Luigi Pirandello – Prefacio de Seis Personajes en busca de autor.

 

Si mi cotidiano es rutinario y previsible porqué debería serlo mi escritura. Esta es la premisa que una autora, Daniela Catz, notable actuación, se propone al comenzar a imaginar dentro de sí a personajes que serán parte de un nuevo texto. Nuevo texto posible, fantástico, onírico. Nuevo.

Mezclada entre juguetes, qué sería el teatro sin su esencia lúdica, los personajes trastornados comienzan a llegar en el como siempre notable desempeño de Paula Ransenberg, quien será todo lo que ha sido y más porque hay intertextos que caprichosos llegan de otras obras y son maravillosos.

El juego es el que mejor define la palabra receptor, porque no se puede ser espectador pasivo de esta maravilla que propone el salto de un personaje a otro, todos cada vez más desopilantes y a la vez repletos de esa ternura que un personaje tiene cuando se asume como tal. De este modo lo metateatral se convierte en un uno de los tantos segmentos que componen este todo.

Cada criatura compuesta por Ransemberg dispara sentidos a la existencia de la autora, Daniela Catz,  ¿Acaso no salieron de su cabeza? Sí, así fue. Pero el contraste entre ellos mismos y  el propio contraste la vida de quien imagina se vuelve una indagación sobre el ser y la escritura, sobre el ser y el teatro, sobre el ser y el atreverse a hacer.

¿Quiénes son? ¿Cómo es posible que su cabeza albergara a estas criaturas y creaturas? Sobre todo porque el desempeño de Ransenberg es tan ecléctico, como siempre, que hasta se da el lujo de que la la autora se le mezclen. Y al receptor también y esa frase que no es textual pero que menta algo así como “Y ahí cayó el realismo” es toda una declaración de principios de la dramaturga y a la vez es una pista que no hay que dejar pasar.

Si estás Sentada en una casa de vidrio, puedes ver lo populoso que es el mundo, si las paredes traslucen algo de adentro de tu mente o de afuera que desearías que fuera color Chicle Bazooka (que además traía una historia), todo es posible. Absolutamente todo y eso hay que agradecerlo.

Porque Marcelo Nacci monta esta puesta con un ajuste tan  perfecto en el que la sensación es que ambas protagonistas nacieron juntas, son como las siamesas de Para Mí sos hermosa y a la vez, están separadas no sólo por sus roles sino porque una existe (…) en escena y la otra es performer de su imaginación afiebrada por la rutina.

Toda la puesta se apoya en el diseño escenográfico minimalista pero efectivo al máximo de Alejandro Mateo y el maravilloso diseño de vestuario del mismo. El diseño de iluminación, perfecto, de Fernanda Balcells y el de sonido de Joaquín Segade. Pero todos estos van de la mano del texto espectacular y del trabajo de puesta y actuación, espesan el signo teatral sin obstruir nada, conformando un todo preciso y encantado.

Sentada en una casa de vidrio se convierte así en el sueño de todos los que deseamos escribir ficción y nos topamos con los límites de “lo real” (si existe) y a la vez en un estímulo para dejar atrás ciertos formatos nostálgicos de un tiempo pasado que no fue mejor. El mejor tiempo es que el vivimos hoy, cuando ir al teatro es atravesar la cuarta pared para dejar detrás lo que abruma y ser feliz por 70 minutos.

 

Sentada en un casa de vidrio

 

Ficha Artístico/Técnica

Dramaturgia: Paula Ransenberg

Actúan: Daniela Catz, Paula Ransenberg

Voz en Off: Ona Ransenberg Catz

Pelucas: Mónica Gutiérrez

Diseño de vestuario: Alejandro Mateo

Diseño de escenografía: Alejandro Mateo

Diseño De Muñecos: Federico Ransenberg

Diseño de luces: Fernanda Balcells

Diseño De Sonido: Joaquín Segade

Realización de escenografía: Escaleno Taller, Jorge Crapanzano

Realización de vestuario: Titi Suárez

Asistencia de dirección: Marcelo E. De León

Prensa: Entonela Santecchia

Dirección: Marcelo Nacci

TIMBRE 4

Duración: 70 minutos

México 3554

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

Teléfonos: 4932-4395

Web: http://www.timbre4.com

Entrada: $ 380,00 - Viernes - 20:30 hs - Hasta el 22/11/2019

 

- Comprar Pack 3x900 Timbre4

Publicidad