Buscar

teatro » nota

| Publicado el 04 de octubre de 2011 a las 04:27 hs.

Re Estreno deVíspera de elecciones, desopilante

Una obra de Aníbal Gulluni, muy bien montada y actuada con comicidad, ironía y guiños varios en víspera de elecciones. Sábados 23 hs. en El Camarín de las Musas

Nota publicada el 3 de setiembre de 2011 en ocasion de la primera temporada.

por Teresa Gatto

"No es la política la que crea extraños compañeros de cama,
sino el matrimonio"

Groucho Marx

Faltan apenas dos días para las elecciones en un pueblo cuyo líder político y espiritual Raúl H. Celiberti ya ha desaparecido y guía los pasos del  “Pichu” Olarticoechea, candidato a futuro intendente por ese partido patriarcal y mítico, el Celibertista.

Pero como parece que estamos en los 50’ o 60’ no hay candidato que no deba ser un señor bien casado, católico, apostólico y romano. No importa si tiene amantes o si su mujer los tiene. El protocolo y las buenas costumbres demandan que una familia patricia esté constituida comme il faut.

Pero Mónica, la mujer del Pichu, se ha fugado, luego sabremos que con un poeta atroskadito y la vida del Pichu se ha convertido en una carrera miserable contra el tiempo para hallarla y para salir airoso mientras el camioncito del altavoz hace la propaganda correspondiente. ¡Vote Olarticoechea, vote la celibertismo!

La obra de Aníbal Gulluni construye el humor en un in crescendo que parece costumbrismo pero no lo es, qué bah! Es la farsa de un sistema, es el absurdo del paradigma patriarcal y falocéntrico que se puede destartalar en cualquier momento.

Los personajes siempre juegan al borde, toda la estética está cuidada para dar como resultado una casa de clase media de provincia, con un abolengo de pueblo chico y los prejuicios propios del infierno grande.

Entonces mientras el Pichu muy bien logrado por Pablo Bustamante Figueroa y su secretario/esbirro “el zorro Argañaraz” en un buen trabajo de Pablo Chao, intentan de forma denodada saber el paradero de Mónica, brillante trabajo que se destapa hacia el final de Sol Fernández López, el  resto con Mirna, impecable Rosina Karp como suegra y  cabeza  de familia, trama una conspiración, en la que el papel de la mujer aparece como el de una liberación anunciada.

La obra se apoya en ciertos tópicos del melodrama como el triángulo amoroso, la falsa moral pequeño burguesa y la inminencia de un desenlace que será absolutamente original. La dinámica es un punto fuerte porque no sólo no existen las mesetas sino que hay situaciones impensadas que se juegan con normalidad, con la normalidad de un absurdo. El novio amante con aires troskos y románticos es disruptivo en todo sentido y está muy bien jugado por Martín Tchira, se llama Magaldi y evoca al encantador de serpientes que con su voz de poeta puede mover estructuras anquilosadas, aunque la obra siga disparando sorpresas que apoyadas en un ritmo de actuación parejo y en equilibrio de energía no decae jamás.

El resto del elenco acompaña con gran destreza logrando una obra sin mesetas en la que vestuario, iluminación y escenografía reproducen de modo mimético una casa de pueblo en la que el retrato de Raúl H. Celiberti preside la sala dando sustancia a esa frase que repiten todas: “Celibertistas desde antes de nacer y hasta después de morir”, pero cuidado, las mujeres pueden dar sorpresas y lograr un poder antes insospechado con situaciones hilarantes, en torno a un estética que no sólo produce el efecto justo en torno de los narrado sino que además refuerza ese disparate que tiene un punto de inflexión y que hace que el público se ría desde el comienzo hasta el fin.

En épocas de elecciones, esas vísperas suelen ser densas, en el pueblo de Celiberti hay conspiraciones más pequeñas que como oleadas de humor muestran que la política es impura, aquí, allá y en todas partes pero nos ahorran los discursos de candidatos reales cuya impureza está más que probada. Ríase ahora porque en vísperas de elecciones las sonrisas dejan paso al agobio de los discursos de la nada.


Ficha Técnico/Artística

Dramaturgia y  Dirección: Aníbal Gulluni

Intérpretes: Denise Bellatti, Pablo Bustamante Figueroa, Pablo Chao, Sol Fernández López, Mayra Galvan Berrutti, Ana Giménez, Francesca Giordano, Rosina Karp, Marula, Emilia Romero, Carolina Sturla, Martín Tchira
Vestuario: Jazmín Clavín, Jazmin Gaffoglio
Diseño de espacio: Rubén Sabadini
Diseño de luces: Claudio Alejandro Del Bianco
Música original: Aníbal Gulluni
Diseño plástico y arrglos musicales: Nicolás Gulluni
Diseño gráfico: Diego L. Bañares
Asistencia de escenario: Roque Aguirre
Asistencia de dirección: Mayra Galvan Berrutti
Dramaturgista: Carolina Sturla 

Funciones: Sábados a las 23.00 hs

El Camarín de las Musas
Mario Bravo 960 (mapa) Ciudad de Buenos Aires 
Tel.: 4862-0655
http://www.elcamarindelasmusas.com
Entrada: $ 45,- y $ 30,- 

Publicidad