Buscar

teatro » nota

| Publicado el 24 de octubre de 2011 a las 15:15 hs.

CMMN SNS PRJCT

En la Carpintería se presentan funciones especiales de CMMN SNS PRJCT un proyecto que se propone evidenciar las relaciones sociales y económicas como espacio performático.

por Julia Laurent

"Imagine no posessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
Or Brotherhood of Man
Imagine all the people
Sharing all the world "

J. Lennon 


CMMN SNS PRJCT  es una creación de Laura Kalauz y el suizo Martin Schick  que con solvencia y audacia desarman la arquitectura teatral y habilitan múltiples caminos de abordaje.

Un juego capaz de evidenciar sus piezas y mostrarnos no estar exentos del siniestro mercado de intereses.

Como un revés de la trama, esta obra construye con el público una reflexión entretenida de las ambiciones materiales e intelectuales con las que intervenimos el mundo.

Aunque nos encontramos dentro del marco teatral, las consecuencias de estos actos iran más allá de los límites de la ficción, tanto es así que podemos salir de la función con un par de medias menos y una bolsa de carbón bajo el brazo.

Aquí se comercializa, se vende, se remata, se endeuda con dinero real.

Una señora ofrece cuarenta pesos por la licencia de representación de la obra, pero otra le gana por diez pesos más y se la lleva.

Todo evidencia su valor monetario, su condición de bien intercambiable.

Hasta nosotros mismos capaces de competir con más dinero y poca indulgencia por una tetera o un teléfono viejo que los performers nos arrojan en la cara.

“No existimos por fuera de la lógica del mercado”, afirman sus creadores.

Como consumidores y  productores de arte también inmersos en un mercado artístico, compramos un ticket y esperamos el paso de comedia necesario que nos haga volver a casa tranquilos.

O hacer funciones y sacar todo aquel dinero posible con la sala llena y lograr por fin el reconocimiento que nos distinga del resto.

El teatro muchas veces peca de pretencioso y se mantiene alejado del desorden de lo real o las vicisitudes cotidianas  más llanas.

Aquí no, aquí ya se vendió todo: el aura, los protocolos y la pretensión de lo correcto.

Pero también se cruzan preguntas existenciales acerca de cómo ser, cuando se llega a ser alguien. Cuando ese Uno inclusivo que se hace propio en cada espectador  se convierte en aceptable y miembro de una sociedad que lo contiene.

Es muy interesante la reflexión del objeto despojado de su funcionalidad prevista, del sentido y el valor que le agregamos.

El objeto ortopedia que nos hace creer más felices al depositarle afecto y plasmarle historia.

El objeto que nos diferencia y  define.

La propiedad privada de una ambición carnívora por adquirir bienes, valores pero entonces también conocimientos. Acumular, conseguir para demostrar para calificar, para diferenciarse.

La posesión de objetos delimita jerarquías y sectores, la posesión de determinados valores y conocimientos define estructuras y comportamientos.

Pero aquí se devela la ficción del imperativo impuesto por una lógica de mercado que no deja de ser una manera, un camino posible entre muchos otros.

¿Pero que pasaría si nada de esto existiera? Si la lógica del dueño se aboliera, si todos pudiéramos compartir todo, absolutamente todo.

¿Cómo nos hemos dejado invadir por un mercado que diseña  la forma en que debemos sentir placer, dolor o suficiente vergüenza?

Por una hora y media los actores/performer se prestan a evidenciar una posibilidad distinta, a pensar los objetos por fuera de la lógica del rédito económico y afectivo.

Ese despojo de sentido que quizás nos haga más humanos.

CMMN SNS PRJCT se declara como proyecto, de allí su rasgo performático, no pretende llegar a un resultado final ni contar con una historia.

El azar y la ambigüedad de cada presentación lo convierten en un proyecto vivo y distinto cada noche.

El performer trabaja a partir de su propia intervención, no hay construido para él un rol con características psicológicas designadas, el performer no participa de un entramado dramático que presenta un inicio – comienzo y fin delimitado.

Laura Kalauz y Martin Schick  asumen con  riesgo  sus acciones sin la protección que brinda la historia.

Aquí se pretende prevalecer lo inmediato, lo inaugural  aunque  por momentos se diluya en reiteraciones que vuelven la propuesta un tanto esquemática.

La presentación termina cuando se contabilizada la caja del día: cantidad de entradas, gastos y saldo de la función. Una votación entre destinos posibles  del dinero entusiasma a la audiencia  que fervorosa festeja haber participado en decisiones económicas tan ficcionales como las que ocurren en su vida. 


Ficha Artísco/Técnica

Autoría: Laura Kalauz, Martin Schick
Performers: Laura Kalauz, Martin Schick
Escenografía: Cristina Nyffeler
Prensa: Debora Lachter
Dirección: Laura Kalauz, Martin Schick
 

Funciones: Domingos a las 20:30 - Hasta el 06/11/2011 

LA CARPINTERÍA
Jean Jaures 858, Ciudad de Buenos Aires
Tel.: 4961-5092
http://www.lacarpinteriateatro.com.ar
Entrada: $ 45,- y $ 35,-  

Publicidad