| Publicado el 20 de noviembre de 2011 a las 22:33 hs.

El tiempo no para. Raúl Perrone tampoco.

El cine argentino independiente tiene un gran referente en Ituzaingó. Por ello, cada vez que Perrone habla Puesta en Escena escucha.

por Carlos Folias

Semanas atrás estuvimos en el IUNA presenciando la charla de los estudiantes con un invitado de lujo.

Raúl Perrone tiene una mirada muy particular acerca del mundo del cine y resulta muy gratificante escucharlo. Uno tiene la sensación de que cualquier cosa que diga tiene destino de provocación, no tanto por lo novedoso que suenan al oído muchos de sus conceptos sino más bien, porque parecen destinados a despertar en el auditorio elementos esenciales de producción cinematográfica aparentemente olvidados. Al escucharlo dan ganas de tomar la cámara y empezar a filmar, de revisar todo lo aprendido a la fecha y de preguntarse cuantas cosas realmente se necesitan para hacerlo. 

En el mes de marzo Puesta en Escena publicó una entrevista “Raúl Perrone no se calla nada” que da cuenta del pensamiento de quien ya es una marca registrada como director. Si vas a ver una de sus películas, no parece importar mucho el título, vas a ver “unadeperrone”. 

Y ahí estábamos nuevamente escuchándolo, esta vez ante un grupo de estudiantes interesados por saber algo más y él como en una charla de café intentando en pocos minutos sintetizar sus ideas.

Como en una mala película nos tuvimos que esforzar para escuchar lo que se decía ya que la acústica del aula no era la mejor y tampoco había un micrófono. Cosas que se podrían preveer principalmente en un entorno donde la imágen y el sonido están en el discurso cotidiano y en donde el fin que se persigue es escuchar a un hombre que sobre cine siempre tiene mucho que decir. 

“Hablo sobre lo que no habla nadie”, nos dice.

A Perrone, en sus películas, le gusta utilizar los sonidos del ambiente, una radio que suena en la casa de un vecino, el ladrido de un perro, al igual que la luz natural.
“No me gustan las bandas de sonido, no me gusta poner música... en la vida no pasa eso.”

En esta aula se le hubiera complicado con el sonido ambiente salvo que esa dificultad fuera lo que quisiera mostrar en la pantalla.

Obviamente no hay una sola manera de hacer las cosas y tampoco una forma que sea la “correcta” y menos en el arte. Con este cineasta todo parece más cercano y más posible.

“Esos mismos tipos que decían que yo era un loquito son los que muchos años después querían sentarse a charlar conmigo tomando un café” 

Raúl Perrone es un tipo coherente y dice estar feliz de ser así y no se arrepiente porque siempre se ha manejado con libertad. Tal vez una de las características de alguien “independiente” sea esa, hacer lo que quiere, en el lugar y con la gente que quiere. “Creo que soy un tipo consecuente” “Prefiero seguir haciendo lo que quiero” “Las ganas que te deseo, son las ganas que tengo de hacer cine y lo hago con lo que puedo”

Escucharlo remite siempre al ABC del cine, a sus aspectos básicos. Me vienen a la memoria conceptos del neorrealismo italiano “la realidad está ahí ¿para que manipularla?”. Una narración que surge de una necesidad vital en donde lo que está ocurriendo frente a los ojos de la cámara, el lugar, la gente, está por encima del encuadre elegido. 

“Trato de filmar con la gente y no a la gente”
“Con actores del off”
“Trato de que en mis películas la gente hable como la gente”

Acerca de los castings “Creo que es la mayor humillación para un actor/actriz que tiene que pararse delante de boludos/as que ni siquiera son directores y dan órdenes como tales”. Perrone suele elegir a los actores entre la gente del barrio, personas “comunes” o actores del off pero no porque reniegue de la actuación profesional sino porque busca la naturalidad y la frescura que muchos actores han perdido en su necesidad de “representar” o de crear un personaje. Mostrando gente “que come pizza de verdad” expresa con simples elementos que lo cotidiano está ahí, frente al lente de su cámara, con total naturalidad. También en la actuación habrá que deconstruir lo aprendido y desandar aquellos conocimientos que han llevado a los actores a representaciones estereotipadas o impostadas que no se creen ni ellos mismos. En este contexto, hablar de improvisación parece una idea de vanguardia aunque ya lo hiciera Molière hace más de 300 años. 

Da gusto escuchar al “perro” por la simpleza y claridad con que se expresa y porque siempre dice algo que lleva al estudiante o al joven director a reflexionar sobre el cine y sus posibilidades. 

Hoy la tecnología hace fácil muchas situaciones, cámaras más pequeñas y livianas e innumerables posibilidades, desde filmar con un celular o una cámara de fotos hasta infinitas instancias de edición y transformación de la imágen y el sonido. Pero sin embargo parece faltar lo más importante que es una buena idea.

“La falta de talento y de ideas hace que pasen un montón de cosas y a mí me parece muy obsceno gastar guita en eso con las cosas que pasan en el país. Que alguien diga, como escuché por ahí: “hoy me perdí 30 lucas”, yo con 30 lucas hago 3 películas...” “vos podés hacer buenas películas con plata y podés hacer muy malas películas con plata, pero hay que poder hacer buenas películas sin plata”. 

Corrió suficiente agua bajo el puente de la teoría y la técnica cinematográfica que parece haber llegado el momento de volver a preguntarse sobre cuestiones simples que parecen olvidadas. En tiempos en que los hombres necesitamos de cursos que nos enseñen a respirar, a mejorar la postura corporal y a alimentarnos mejor como si todo eso fuera ajeno a nuestra naturaleza, el mundo del cine necesita más “perrones” que nos recuerden el universo de caminos posibles que se abren a partir de una buena idea, con un poco de talento y con los elementos que estén al alcance.  “Hagan películas, a pesar de todo y contra todo”

“Está comprobado que si tirás 450 tomas la única que garpa es la primera”

“En un plano secuencia vos ves todo... no hay un montaje y me parece que está bueno porque te hace partícipe de la situación”

“El cine tiene que estar para pensar, para reflexionar. Trato de hacer ese cine dentro de mis posibilidades”

“Hago cine independiente porque hago lo que quiero, cuando quiero, como puedo, con la gente que quiero, los temas que quiero... elijo donde pasarlo... esa es mi independencia”

“La independencia no es decir: soy un cool  bárbaro hago cine independiente... y después se la pasan buscando guita para hacer su película”

“Estoy feliz de ser un tipo así, no me traiciono, lo que escribí en el 98 lo sigo haciendo” “No tengo guita, pero tengo una enorme felicidad de hacer lo que se me cante” 

Ya te anunciaremos la fecha de estreno de Tríptico de Perrone, mientras tanto disfrutá del corto Sem que se exhibe en internet "realizado con algunos planos que ya tenía y otros que hice para terminar el corto".

Fotografía / Cámara / Sonido / Edicion / Raúl Perrone / Mariano Pattini
Post produción de sonido / Juan Litrica / Música / Florencia Ruiz.
Con / Soledad Aguilera / Emanuel Sosa / María Galván / Nico Ojeda / Rodrigo Aguilera

Más info: http://www.raulperrone.com/
http://www.lasganasquetedeseo.blogspot.com/  

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados