| Publicado el 03 de diciembre de 2011 a las 09:24 hs.

Omar Mollo, Tango Optimista

Asistimos al nuevo show del día 25 de noviembre en el Boris Club de Jazz en el que el músico recibió aplausos de pié.

por Javier Ferreyra

Lo primero que pienso al ver a Omar Mollo entre mesas y camarín es “¿Qué diría el líder de MAM en los 70’s si viera a este modelo 2011 vestido íntegramente de blanco?”, también debo reconocer que lo último que pensé cuando lo ví agradeciendo los aplausos del final fue que “Lo estaría aplaudiendo de pie”.

A las 22.30hs (media hora después de lo estipulado), subió al escenario acompañado solo por su pianista Diego Ramos para hacer “Siempre París” (de los hermanos Virgilio y Homero Expósito), y honor a la verdad, no es un tango demoledor, pero él lo sabe, y acto seguido hace subir a Omar Massa (bandoneón) para interpretar junto al otro guardaespaldas músical “Adiós Nonino”. Solo un tema y Mollo ya bajó del escenario para mostrar a sus perlas, para decirnos a su manera “si todavía no fue al baño, ya no va a poder”, ahora sí, los tres mosqueteros ya afilaron sus espadas. Y para sentirse cómodo, Mollo arranca una vez más con el tango que arrancó hace años: “Se tiran conmigo”.

Entre tango y tango, hubo recreo para “un bolerazo” según sus propias palabras: “Sombras nada más” y para una versión con arreglos nuevos de “Los ejes de mi carreta” (de un pergaminense para otro pergaminense). Volvió con todo al género, “Los cosos de al lao” con un recuerdo aparte para el gran Rubén Juáreznecesitamos ser dos en el escenario para hacer lo que hacía una sola persona”.

Federico "Bruma" Ottavianelli fue el único invitado que subió al escenario para hacer, solo, “Late un corazón” y juntos “Yira, yira”. Los tangos siguieron llegando, siempre esperando el favorito de cada uno porque el final estaba cerca, “esta letra no tiene semejanza a nada”: “Naranjo en flor” y varios contentos, con su noche concluida. Yo todavía no. “Nostalgia”, “Nada”, “Desencuentro” y yo todavía no.

Mollo transpira la camisa en cada canción, es un músico  enamorado de sus músicos y de lo que canta, es un hombre agradecido con su gente. Saludo final y una mujer que grita “cantá ‘Pasional’ que llegué tarde”. Mollo se ríe, habla con los músicos y le da el gusto a la señora. Gracias. Ahora yo sí.


Boris Club de Jazz
Tel.: 4777-012
Gorriti 5568, Palermo
Ciudad de Buenos Aires

  

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados