| Publicado el 05 de julio de 2012 a las 16:50 hs.

Hernanito y Absentha, dos imperdibles del recordado actor y dramaturgo Alejandro Acobino

Los universos de Alejandro Acobino continúan intactos, tan complejos como poéticos siguen vigentes en la fuerza vital de sus actores y en las salas llenas

Por Julia Laurent

Siempre es preciso recordar a quienes han dejado gran legado en nuestra escena teatral, el dramaturgo y director Alejandro Acobino (1969 -2011) es uno de ellos. Formado en la EMAD y obstinado estudiante de química se decidió finalmente por dedicarse al teatro.

Escribió y dirigió  Rodando junto a Germán Rodríguez, obra que permaneció en cartel tres años y participó de diversos festivales nacionales e internacionales, además de ser destacada por los Premios Teatro del Mundo.

Acobino es también autor de Continente viril, premiada infinidad de veces y representada en el país y en el extranjero, de la cual Los Macocos realizaron una versión inolvidable.

En 2010 estrenó Hernanito en NoAvestruz, obra que continúa en su tercera temporada en el mismo espacio y Absentha el espectáculo del Grupo La Fronda, dirigido por Ana Sánchez que está en cartel en su tercera temporada en el Teatro del Abasto.

A pesar de su ausencia física, los universos de Alejandro Acobino continúan intactos, tan complejos como poéticos siguen vigentes en la fuerza vital de sus actores y en las salas llenas que garantizan el disfrute de cada función como si fuera la última.

Fundado en una maquinaria actoral potente, el estilo de Acobino cala hondo en el espectador por su aguda ironía y el impulso de su humor desconcertante.

Sus obras se caracterizan por un fuerte humanismo, se fundan en situaciones incluso por fuera del mundo del actor como declaró en una de sus últimas entrevistas en la revista El Picadero del INT:  

¨Acepto el lenguaje del actor, su dramaturgia pero también les presto mucha atención a momentos que no son los que un actor llama los momentos del laburo. Esos momentos que no están necesariamente en los ensayos, sino en otros contextos. Y esto el actor suele no valorarlo. El lenguaje de una obra puede estar disperso por todas partes, incluso en el lugar menos imaginado: paseando o tomando mate con amigos¨

Tanto Hermanito como Abshenta logran un trabajo de gran densidad escénica que se disfruta en la entrega total de sus actores capaces de emprender situaciones de lo más quijotescas.

La ficción se construye en los estereotipos y dialoga así con la realidad más cercana y silenciada por todos.

Hermanito se define como una pieza esquizo industrial donde el trabajo rutinario de una metalúrgica se vuelve extraño, y es que entre esos retazos de metal vencido resucita una experiencia inolvidable y siniestra.

Hernanito es dueño de una mini pyme en la periferia olvidada de lo que alguna vez fue un cordón industrial. En un trabajo solitario y mecánico toma contacto con un tercero, con alguien que mira por el ojo de una mirilla.

Un realismo mágico encuadra la escena, una sorpresa candente se apodera del lugar y entonces todas las situaciones se unen a una trama increíble y perturbadora.

Es una obra con actuaciones contundentes e inolvidablesRodolfo Demarco y Fernando Donet desarman cualquier prejuicio, evidenciando la potencia de una teatralidad única.

Hermanito además indaga en la influencia que ejerce la mirada ajena, cómo se construye el "yo" a partir del otro. El vínculo estrecho entre lo que creemos ser y lo que la mirada ajena nos devuelve.

Abshenta en su tercera temporada en el teatro del Abasto, trabaja con una  versión del arte desolada y apenas visible, esa que reúne en espacios recónditos a hombres que batallan sus semanas en talleres y clases barriales.

Un taller literario que reúne el desánimo de la decadencia diaria de sus integrantes y donde pareciera ser posible una nueva vida.

Los alumnos se descubren inmersos en una estética que desanda sus rutinas pudiendo convertirlas en ilusiones deshilachadas y anónimas. Los actores Rodolfo Demarco, José Mehrez, Fernando Migueles y German Rodríguez son precisos y en su vitalidad componen personajes inolvidables.

Una vez más el teatro como pliego del tiempo, como posibilidad de encontrar poéticas  suspendidas en el aire. Hermanito y Abshenta dos obras necesarias que actualizan a un artista inolvidable.

 

HERNANITO

Ficha  Artística/Técnica

Dramaturgia: Alejandro Acobino
Actúan: Rodolfo Demarco, Fernando Gonet
Vestuario y Escenografía: Amelio Cardozo Gill, Rodrigo González Garillo
Diseño de luces: Marco Alvarez
Diseño gráfico: Mariana Rovito
Asistencia de dirección: Ezequiel Delfino
Prensa: Carolina Alfonso
Dirección: Alejandro Acobino
 

Funciones:
en 2010/1/2 en NoAvestruz
Humboldt 1857 (mapa)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel.: 4777-6956
http://www.noavestruz.com.ar


ABSENTHA

Ficha Artístico/Técnica

Autoría: Alejandro Acobino
Actúan: Rodolfo Demarco, Jose Mehrez, Fernando Migueles, Germán Rodríguez
Actores invitados: Javier Tobares
Vestuario: Pepe Uría
Escenografía: Pepe Uría
Peinados: Ale Granados
Diseño de luces: Sergio Cuchiara
Diseño sonoro: Nicolás Diab
Fotografía: Luis Arancibia
Asistencia de dirección: Florencia Sacchi
Prensa: Carolina Alfonso
Coordinación de producción: Rosalía Celentano
Dirección: Ana Sánchez

Funciones:
Viernes a las 23:30
Duración: 90'
Entrada: $ 60,-/$ 50,-/ $ 40,-

Teatro del Abasto
Humahuaca 3549 (mapa)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel.: 4865-0014
http://www.teatrodelabasto.com

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados