| Publicado el 11 de mayo de 2015 a las 01:44 hs.

Nunca te miró una vaca de frente

Bajo la dirección de Bernardo Cappa se presenta Svaboda, una obra triangular sobre los sapos de otros pozos y la perpetua búsqueda de libertad. Los domingos a las 18. hs en el Teatro del Pueblo

Por Mariu Serrano

 

Tres frentes, ningún telón, una mesa al centro repleta de bazar barato, una puerta de tablas y otra de chapa, delinean la estructura de Svaboda. El público tiene que atravesar el escenario para acomodarse en sus asientos, y esa primera irrupción ya nos va situando en esta tierra que a pesar de sus dueños sigue siendo de nadie.

En esta puesta de Bernardo Cappa se impone el juego de la incomunicación y los secretos a voces. Tras la chapa se esconde el ruso (Aníbal Gulluni), violinista frustrado y peón cobarde, que mantiene conversaciones en dialecto con su mujer (Laura Nevole), e intenta ser un nexo traductor entre ella y el porteño, que al parecer se entienden mejor sin mediar palabras. La hospitalidad con que reciben a aquel que no fue invitado habla de la dignidad de la pobreza y a la vez sugiere una perspicaz desconfianza.

La rusita, inescrutable como buena mujer, recicla puteadas y quotes de Bonanza. Resulta un balbuceo risible y a la vez un poco doloroso, porque ella no entiende qué es lo que está diciendo y tanto menos qué le están respondiendo. En el mismo sentido opera el lenguaje técnico del jurista: aunque no seamos rusos, nosotros tampoco entendemos mucho qué quiere decir con “lucro cesante” ni con “dolo eventual”. Sólo sabemos que, por mucho que le pese, es un pájaro de mal agüero.

Él (Pablo Chao) viene de la ciudad, extranjero por demás, con intenciones piadosas pero pésimas noticias. En el cruce de la estepa roja y la pampa fría se subrayan las distancias: la economía, la idiosincrasia, las competencias lingüísticas. Naturalmente el anverso es el punto en el que los tres personajes coinciden, es decir, la búsqueda de la libertad. Como la desafortunada vaca, se desangran tratando de derribar los alambrados. La diferencia es que ellos no tienen esa audacia animal para arrojarse y abrir la grieta.

Entre mates y vodka versan sobre el despojo, el malentendido y el desentendimiento, explotando en llantos (a veces demasiado) desaforados y miradas venenosas. Para paliar el malestar de la pobreza, se distraen con la televisión, con la zamba, con las nubes, con los perros… pero en el fondo, la añorada “libreta” sigue punzando.

 

Ficha Artístico/Técnica

 

Autor: Bernardo Cappa
Intèrpretes: Pablo Chao, Aníbal Gulluni, Laura Nevole
Vestuario: Paola Delgado
Escenografía: Pía Drugueri
Iluminación: Claudio Del Bianco
Diseño gráfico: Julia Lepez
Prensa: Duche&Zarate
Producción: Neqktarea Producciones, Martín Savi, Oscar Scioscia
Colaboración autoral: Pablo Chao, Aníbal Gulluni, Gabriel Guz, Laura Nevole
Director asistente: Gabriel Guz
Dirección: Bernardo Cappa

Teatro del Pueblo
Av. Roque Sáenz Peña 943
4326-3606

Domingos 18 hs.

Entrada general: $130
Estudiantes y jubilados: $80

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados