| Publicado el 10 de agosto de 2016 a las 18:52 hs.

Espinas absurdas

La compañía Pablito No Clavó Nada lleva a escena Le Corviné, adaptación de Yvonne, princesa de Borgoña de Witold Gombrowicz. Una tragicomedia exultante de teatralidad bajo la dirección de Brian Alonso.

Por María Luciana Gandolfo

La obra, perteneciente a la poética del absurdo, narra la historia del Príncipe Felipe quien, en uno de sus paseos por los parques de Borgoña, se encuentra a una joven extraña y silenciosa llamada Yvonne, y desafiando todas las normas de la Corte y lo que de él se espera, decide casarse con ella. Enseguida comienzan a levantarse rumores y especulaciones. Nadie se explica cómo una muchacha insulsa  y hasta fea, según los cánones opulentos de la Corte, pueda ser la pretendida del Príncipe.

La incomprensión llega a tal extremo que no solo despierta curiosidad sino que exacerba los nervios de todos los cortesanos: Del Rey, de la Reina, del Chambelán, de las ancianas y jóvenes damas y especialmente de Isabel, la bella y fatal doncella aspirante a Princesa. El laconismo de Yvonne genera en cada uno de estos personajes, deseos de matarla, y al mismo tiempo no dejan de fascinarse. Hasta el mismo Felipe se encuentra contrariado en lo que siente por ella.  Es que la simpleza de Yvonne deja en evidencia la sobrecargada artificialidad de la Corte. Su presencia los interpela, se vuelve un enigma difícil de descifrar, en medio de todo el despliegue cortesano. En actitud apacible y curiosa, no está enojada ni parece melancólica, devuelve a cada uno una imagen de su desmesura. Su silencio es una pregunta abierta.

Movidos por el deseo de eliminarla, por distinta, por  incomprensible, planean un banquete en “su honor”. El plato principal es corvina que, por su cantidad de espinas, si quien la ingiere no está prevenido, puede resultar mortal.

Hasta aquí la historia, que su mismo autor declara sencilla. Lo notable de Le Corviné es un magnífico trabajo de puesta en escena, plagado de referentes, y cuidado hasta en sus mínimos detalles. Bajo una gran dirección, un verdadero trabajo colectivo digno de destacar. Desde el entrenamiento corporal y gestual de cada uno de los intérpretes (a cargo de Nadia Gómez), amalgamado a la estética del vestuario (de  Josefina Tarquini, Virginia Vega y Tamarindo)  y el maquillaje máscara (de Jimena Migliaccio); el diseño de luces  dramático y preciso (de Estefanía Piotrkowski), que resalta cada acción escénica junto con la música. Todo dentro de una escenografía geométrica magistral de carácter expresionista y altos contrastes (a  cargo de Adriana Baldani).

Allí se exhiben, casi coreográficamente, y encarnados en un gran elenco, todos losvicios cortesanos, los chismes y rumores, los afeites exagerados, las intrigas amorosas, los galanteos, el desenfreno y la seducción. Lo tragicómico se da simultáneamente y mientras nos reímos, no dejamos de asombramos frente a la excentricidad. Dentro del absurdo, atrapada en el sinsentido de una Corte de locos que quieren asesinarla,  como Alicia frente a la Reina de Corazones, Yvonne es una extranjera.

En la obra se presenta también todo un recorrido por variados referentes estéticos y culturales. Una síntesis de elementos de la comedia del arte, del barroco, del expresionismo y mucho más.

Isabel, es una femme fatal del cine negro. El chambelán, con cierto matiz de sensibilidad, está más cerca de un maestro de ceremonias. Las dos jóvenes cortesanas poseen un aire de cabaret, mientras que las inquietantes y siniestras ancianas, parecen salidas de un circo de atracciones. La trastabillante  Reina tiene rasgos de cantante de ópera, mientras que el  inconsistente y caprichoso Felipe y  su padre, el Rey, comparten las características de una suerte de pierrot dark expresionista.

Además, no dejan de resonar las poéticas y estéticas de Marcel Marceau y el maestro Bob Wilson. Un lujo visual!

Ficha artístico-técnica

Dirección: Braian Alonso

Dramaturgia: Juan Pablo Ruiz

Asistencia General: Andrés Gavaldá

Elenco: Juan Pablo Ruiz, Julián Cardoso, German Rodríguez Estraviz, Florentina Messina, Romina Trigo,

Rosario Ibarra, Natalia Lisotto, Malen Sposito.

Escenografía: Adriana Baldani

Maquillaje: Jimena Migliaccio

Vestuario: Josefina Tarquini, Virginia Vega y Tamarindo

Iluminación: Estefanía Piotrkowski

Diseño Gráfico: Josefina Tarquini

Entrenamiento Corporal: Nadia Gomez

Producción Ejecutiva: Marcela Andrés

Audiovisual: Mauro Milanich

Fotografía: Alejandro Jandry y Tomás Ibarra

Producción: Pablito No Clavo Nada

 

FUNCIONES

Sábados 22.30 hs. Entradas:

Espacio Aguirre

Aguirre 1270 CABA

http://espacioaguirre.com.ar/2016/06/16/le-corvine/

4854-1905

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados