Buscar

cine » nota

| Publicado el 01 de julio de 2016 a las 01:24 hs.

Una Los Ángeles putrefacta

Dos tipos peligrosos presenta otro dúo masculino extraordinario March (Ryan Gosling) y Healy (Russel Crowe) quienes investigan un misterioso crimen, en un relato muy original que estará cargado de acción, comedia.

Por Denise Pieniazek

La película Dos tipos peligrosos (The Nice Guys, 2016)- ambientada a fines de los ´70 en Los Ángeles, Estados Unidos- relata el encuentro de dos extraordinarios personajes que se unirán casualmente contra el crimen organizado. El dúo dinámico que se presenta en el film está compuesto por un detective privado -quien irónicamente carece del sentido del olfato- Holland March (Ryan Gosling) y un protector de jovencitas que hace justicia por mano propia, Jackson Healy (Russel Crowe).

Los duetos masculinos son una constante en el cine del director Shane Black, en el cual frecuentemente prima una pareja de ordinarios antihéroes con coraje, como por ejemplo en Kiss Kiss Bang Bang (2005) -la cual dialogaba con la literatura Pulp y el cine de policial negro- o en la saga Arma Mortal, en la cual fue guionista. En el caso de Dos tipos peligrosos uno de los personajes es aparentemente el talentoso y el otro, el fracasado. Sin embargo, se producirá una alternancia cuyo resultado será un perfecto equilibrio. En consecuencia, es un estilema del director la conjunción de dos personajes masculinos opuestos pero complementarios entre sí.

En la primera escena del film la muerte aparece escenificada, consecutivamente el crimen estará presente en todo el relato. March y Healy se conocen tras ir bajo las mismas pistas del misterioso crimen de una famosa actriz de cine porno “Misty Mountains”. Dos tipos peligrosos es un film lleno de guiños a la cultura popular y dialoga con varios elementos de la historia del cine. Un indicador de ello es la representación en la figura del doble femenino entre Misty Mountains y Amelia -algo bastante recurrente en el cine clásico, pensemos por ejemplo en Vértigo (1958) de Hitchcock.

El film esboza una sociedad superflua en la que en rebelión a la misma algunos activistas utilizarán la industria pornográfica como recurso de protesta contra la contaminación.  Si Taxi Driver (1976) mostraba con dramatismo lo putrefacto de las calles de New York en los ’70, The Nice Guys -situada en el mismo periodo pero mediante la comicidad- expone la corrupción del sistema de justicia y la superficialidad del sistema capitalista, rompiendo así con los ideales del “American Dream” (sueño americano).  En esa sociedad escueta de valores, los niños y jóvenes son los que obran correctamente y representan un futuro utópico que se contrapone al corrompido mundo adulto.

Dos tipos peligrosos es una propuesta original en demasía, cargada de acción, misterio y comedia, que nos mantendrán intrigados y entretenidos de principio a fin. En ella hay un equilibrio perfecto entre lo formal mediante una gran puesta en escena de época -incluso incluye falsas imágenes de archivo muy bien logradas- y la audacia narrativa. Todas las actuaciones son bien logradas, pero en especial se destaca la interpretación de Ryan Gosling. Incluso es posible que aunqueDos tipos peligrosos cierra en sí misma, tenga una secuela en el futuro, al menos eso se deja entrever con las puertas abiertas. 

Ficha Artístico/Técnica:

Origen: Estados Unidos.
Año Realización: 2016.
Director: Shane Black
Guión: Shane Black y Anthony Bagarozzi    
Elenco: Russell Crowe, Ryan Gosling, Angourie Rice, Matt Bomer y Kim Basinger.
Dirección de Arte: Richard Bridgland.
Dirección de Fotografía: Philippe Rousselot.
Montaje: Joel Negron.
Música: David Buckley y John Ottman.
Productor: Joel Silver.
Distribución en Argentina: Diamond Films.
Duración:116 minutos.
Fecha Estreno en Argentina: 30/06/2016

Publicidad