Buscar

teatro » nota

| Publicado el 01 de mayo de 2014 a las 16:47 hs.

Wake Up Women, corre, nena corre

La obra de Jorge Acebo profundiza la Violencia de Género con gran acierto y sin golpes bajos porque ellos están en los sucesos de la obra y de muchas vidas ahora mismo.

Por Teresa Gatto

 

“Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos”
Alejandra Pizarnik

¿Cuántos capítulos alcanza una historia de amor? La que escenifica la obra de Jorge Acebo consigue llegar hasta el quinto. Fin.

Pero veamos. Amor en verano, playa, deslumbramiento. Química a primera vista. Vínculo que promete y no sabemos qué promete. ¡Ah! Las promesas interiores, esas que juegan a la escondida con lo más secreto de nuestra necesidad de ser amados. O tal vez con nuestra negación más rotunda de cómo seremos castigados.

Y de pronto lo formal y luego el matrimonio y después, agazapada y horrenda la violencia de Género. Hoy cada 30 horas una mujer muere en la Argentina por violencia de Género.  ¿En el mundo? En el mundo están muriendo ahora, sufriendo ahora, quemándose ahora en un silencio que ninguna organización que las proteja puede detener. El violento no se muestra ni exhibe. El violento tiene de perverso lo que tiene de seductor.

Pero Nati y Fede se amaban, eran el uno para el otro y el video que muestra el mar y luego el casamiento y las ligas y el ramo es el mito que todas,  en tanto  mujeres domésticas y domesticadas quisimos conformar. Eso, antes de saber que el patriarcado, el falocentrismo y toda la parafernalia de homogenización de la sociedad, nos tenía reservados algunos infiernos.

Y los signos aparecen tenues al principio. “No vas a la fiesta del trabajo”, “no te pongas esa ropa”, “quedémonos en casa”, “¿qué dijiste?” , “Estás loca”, “pareces una puta”, son parte de una escalada que para el que ama sin saber que ama a un enfermo mental pueden pasar desapercibidos. Tal lindo es estar emparejado…”Ah, l’amour… que maladie”

En contraste permanente con una excelente realización de video que plasma los días felices desde aquella playa en verano en el que se hicieron inseparables, hasta los ritos de la fiesta de casamiento, Jorge Acebo hace pivotear a Natalia Pascale y Sebastián García, ambos de una orgánica y entregada labor, en ese sube y baja del amor que prometía prometiendo y golpea golpeando.

Las escenas que de un modo vertiginoso, nos llevan desde el paisaje del ensueño o los tópicos de las alegres fiestas de unión, contrastan con el in crescendo de la violencia primero hecha palabra, luego hecha gesto, más tarde convertida en golpe.

¿Es necesario ese realismo? La conmoción de la platea, la conmoción de quien escribe, la conmoción total. Sí, es necesaria. Porque todos creemos que no nos va a pasar, que nunca nos tomarán desprevenidos, que llegaremos a detectar antes ese germen de violencia que se va generando y que tal vez incube más lento y por ello más mendaz, menos visible. Acebo logra a través de la historia de Nati y Fede poner en escena, re-presentar aquel pozo hondo que no tiene piso o cuyo piso es la inexistencia, o sea, la nada.

Una muy buena dirección, acertadísimas actuaciones que no exageran sino que de algún modo coreografían el dolor de víctima y victimario enfermo, excelentes opciones audiovisuales entregan cada sábado sesenta minutos de vértigo que tiene varias virtudes pero una sola insoslayable: corre Nati, corre.

¿Para qué sirve el Arte? La mayoría de las veces para regocijo de nuestros sentidos. Su alcance de formar conciencia social es al menos debatible, dependiendo del  contexto, el horizonte de expectativas  y de tantas otras cosas. A veces,  es vehículo de cultura y en este caso es instrumento de reflexión y  conocimiento. Por ello, el realismo de Jorge Acebo es necesario y la puesta también lo es. Porque luego de miles de seminarios, de miles conferencias, de cientos de reclames publicitarios de un sinnúmero de víctimas, ellas mueren o quedan mutiladas o pocos las registran. La menor palabra violenta es un síntoma, no lo desatiendas.

Y vos mujer, recordá este número 144, las 24 hs. Recodarlo antes de memorizar el de él,  porque desdichadamente,  él no va a llamar por vos.

Ley de Protección Integral a las Mujeres

 

Ficha Artístico/Técnica

Autor: Jorge Acebo
Tráiler: Florencia De Giovanni Pacini
Actúan: Sebastián García, Natalia Pascale
Trailer: Brenda Taubin
Vestuario: Magali Romero
Escenografía: Ayelén Beti
Diseño de luces: Paula Fraga
Realización de video: Federico Pérez Gelardi
Edición de video: Hernán Felipe
Operación técnica: Hernán Felipe
Fotografía: Florencia De Giovanni Pacini, Federico Pérez Gelardi, Brenda Taubin
Diseño gráfico: Angie Figueroa
Prensa: Marisol Cambre
Dirección: Jorge Acebo

Duración: 60 minutos

PUENTES AMARILLOS CLUB DE ARTE

Libertad 1230 (mapa)

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

Teléfonos: 48159292

Web: http://www.puentesamarillosweb.com

Entrada: $ 80,00 / $ 60,00 - Sábado - 21:00 hs

Publicidad
Publicidad