Buscar

teatro » nota

| Publicado el 06 de agosto de 2014 a las 01:13 hs.

Todo lo demás no importa

La puesta basada en textos de Sara Gallardo, encuentra en la precisa dirección de Andrea Chacón Alvárez, una mixtura de signos que engrosan lo narrado al volverlo representación.

Por Denise Pascuzzo

"…en el tiempo repiten una trama
eterna y frágil, misteriosa y clara".

 “Caja de música”, Jorge Luis Borges

 

 

Todo lo demás no importa es una obra de gran belleza.  Prevalece el texto en su dimensión narrativa y en su fuerza poética. Pero se trata de un texto encarnado escénicamente, en su carácter de cuerpo y de instante.

Si hay algo que crea Todo lo demás no importa es una atmósfera. Bien podría plantearse en términos de una enumeración caótica: narración, infancia, música, imágenes, teatro, canto, campo, pampa, poesía, imaginación, voz cantada y actuada. Allí se combina lo coloquial y simple junto con lo más abstracto y metafórico. De ese modo la obra parece leer e interpretarlos textos de Sara Gallardo, en base a los cuales está construida la dramaturgia.

La narración como experiencia primigenia de la infancia recorre toda la obra, en una sucesión de relatos fragmentarios. Las actuaciones de las actrices se subordinan a esa narración; de la voz al cuerpo podría ser un buen modo de descripción del fenómeno escénico. El llanto es primero palabra y después cuerpo materializado en las lágrimas de la escena. ¿Acaso se esté pensando en el carácter creador del lenguaje en su dimensión potencial de acción, en su carácter performativo? El texto parece explorar la fantasía y la imaginación que se producen luego de la narración y a partir de ella.

Todo puede inventarse –hacerse cuerpo– a partir de la palabra, incluso lo que no existe, como planteaba el poeta chileno Vicente Huidobro, que deseaba crear en lugar del mundo que existe el que debería existir, afirmando la dimensión ética y política del lenguaje en la acción, en su poder creador. Acaso este aspecto pueda pensarse a partir de la puesta en escena de Todo lo demás no importa, elemento que no parece estar acaso como propuesta a priori en los textos de la propia Sara Gallardo, pero tal vez sí se esté planteando en su devenir escena dramática. Es interesante pensar en esa especie de doblez que se genera en ese espacio entre el texto original en el que se basa una puesta y la dimensión de una creación nueva y acaso otra en su acontecer concreto en el desarrollo escénico. Es ese diferir el que le otorga la distancia propia que se genera entre el texto y la nueva creación a cargo de la dirección de la puesta en escena. También merece ser señalado que Sara Gallardo escribió narrativa, y sin embargo la apropiaciónde sus textos en Todo lo demás ... de algún modo refuerzan su carácter poético, en el ritmo y en su carácter musical, disruptivo, sin por eso dejar de propiciar narraciones. Así se suceden, como en un vórtice, a la vez que palabras, sonidos como el de una caja de música, que por otro lado emerge como un momento de gran belleza en la escena.

Por otra parte, es muy interesante el juego de luces y sombras que se presenta en escena con el reflejo de figuras sobre una pared blanca a partir de una fuente de luz. Esa operación dialoga en algún sentido con la cuestión de la mirada que aparece como tema en el texto.  

Imagen e imaginación parecen unirse en su misma raigambre etimológica para irrumpir en la escena. Son dos elementos centrales de la obra: imaginación narrada que a la vez propicia imágenes en quien escucha y mira.

Cuerpos en escena, voces, un verdadero teatro de imágenes bellas. Y el espectador queda cautivado bajo esa ilusión visual e imaginativa de la profusión de narraciones.

Nota realizada sobre la función del 25 de Julio de 2014, 21 hs.

Ficha técnico artística

Sobre textos de: Sara Gallardo
Dramaturgia: Andrea Chacón Alvarez
Actúan: Noelia Antelo, Magalí Fugini
Vestuario: Gabriela Delmastro
Escenografía: Pasto Rebelde, Maria Laura Monedero
Diseño de luces: Verónica Alcoba, Fernando Chacoma
Video: Sábado Equipo Audiovisual
Fotografía: Andrea Chacón Alvarez, María Cristina Pereyra
Diseño gráfico: Maria Eugenia Waldhüter
Prensa: Pasto Rebelde, Fabián Paterno
Producción: Pasto Rebelde, Fabián Paterno
Dirección: Andrea Chacón Alvarez

ELEFANTE CLUB DE TEATRO

Guardia Vieja 4257 (mapa)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4861-2136
Entrada: $ 80,00 / $ 50,00 - Viernes - 21:00 hs 

Publicidad
Publicidad