Buscar

teatro » nota

| Publicado el 22 de febrero de 2015 a las 03:55 hs.

BoyScout, de Dennis Smith. Vivir para narrar

El tercer y último proyecto de Dennis Smith con raíces biográficas acaba de reestrenarse en el Centro Cultural San Martín. Su creador trabaja a partir de datos biográficos e integrando elementos musicales. El resultado es una pieza de enorme valor poético y excelente factura escénica.

Por Mariana Mazover

“Obligado a traducir su vida en lenguaje, a elegir las palabras, ya no se trata de la experiencia vivida, sino de la comunicación de esa experiencia, y la lógica que estructura los hechos no es la de la sinceridad, sino la del lenguaje. Aceptada esa ambigüedad es posible intentar la tarea de descifrar un texto autobiográfico: se trata, en definitiva, de rescatar las significaciones que una subjetividad ha dejado caer, ha iluminado en el acto de contarse: espejo y máscara, ese hombre habla de sí mismo al hablar del mundo, y a la vez nos muestra al mundo al hablar de sí mismo. Como ningún otro texto, la autobiografía necesita del lector para completar el círculo de su expresividad”
Daniel Link
Fantasmas. Imaginación y sociedad

 

Estoy solo en el bosque. Vuelvo. Soy como Alicia… sólo que en vez de caerme en las Maravillas me caigo en medio de la mierda” Así comienza Boyscout. Quien pronuncia estas palabras, quien desmiente de cuajo que los tiempos de la infancia y la pubertad pertenezcan únicamente al reino de lo mágico y lo maravilloso, es Dennis Smith, autor, director e intérprete de una obra exquisita, en la que él nos narra en primerísima persona el doloroso camino de la construcción de su identidad, una identidad hecha a contrapelo de los mandatos y de la norma social.


Dennis Smith dice aquello, luego saca una soga y se la ata al cuello. Y cae, como Alicia, en un bosque que tiene poco de encantado y mucho del salvajismo mortífero de la selva. Sogas que son lianas. Sogas que configuran un laberinto. Sogas y más sogas, uno de los pocos signos escénicos con los que el dispositivo escenográfico logra construir, junto con un acertado diseño de iluminación, ese espacio pesadillezco donde aparecen y cobran vida aquellos recuerdos.

Cae allí. Y en los siguientes 55 minutos, Dennis Smith nos narrará, desde allí, fragmentos de propia historia: del niño que fue, ese niño que descubrió el amor y el erotismo en su encuentro con otro niño en las puertas de la adolescencia; en un contexto de opresión, incomprensión y hostigamiento. Opresión que llega por la vía de esa experiencia de inmersión en la filosofía del grupo de Boyscouts que organiza la pesadilla que evoca la obra; incomprensión por parte del mundo adulto que convoca en las voces de un entramado médico que quiere silenciarlo porque poco entiende; y hostigamiento que aparece en toda su magnitud en la crueldad de sus pares.

Secundado por Pablo Kusnetzoff en una lograda interpretación paródica del Líder de los Boyscouts, y acompañado por los músicos Agustín Buquete y Fernando Losada que ejecutan en vivo la partitura musical que acompaña la obra de principio a fin (y que encarnan también ese coro de voces hostiles), Dennis Smith y su equipo logran un trabajo notable.

BoyScout conmueve, despierta la risa y perturba. Bucea con soltura entre el dolor, la ternura, la crudeza y la ironía. Y no podría hacerlo de modo tan hondo si no se nos presentara manifiestamente bajo el signo de la autobiografía. Porque es allí donde el encanto y el dolor que nos suscita lo narrado se multiplica y estalla: en ese resto que se sustrae de la ficción para señalar lo real biográfico. Pero también BoyScout es, en su arista más luminosa, la historia de una salvación. Al fin apto para la supervivencia, el niño explorador que encarna Dennis Smith es, en definitiva, un niño que ha podido sobrevivir a todas las hostilidades.  Des-amordazarse y fortalecerse. Y crecer para narrarlo. Porque, de hecho, a Dennis Smith lo vemos crecido y vital arriba del escenario, aún cuando en la ficción que él crea sobre sí mismo nos muestre que casi se murió ahorcado, o que podría haber muerto asfixiado.

En esa tensión entre lo biográfico y lo ficcional que funda el procedimiento poético y anuda la estructura de la obra (la muerte que no fue), emerge también su modo singular de abordar lo biodramático. Y en ese punto también se singulariza el lenguaje del teatro musical al que apela la puesta: las canciones arman una suerte de biografía musical del personaje/autor con un precioso repertorio que tematiza el amor y celebran la vida. Dennis Smith versiona canciones populares (Drexler, Violeta Parra entre otros)  y resignifica sus sentidos, para encontrar en aquellas letras aún también algo de lo que nos quiere decir sobre sí mismo con su garganta herida. Y canta (interpreta) maravillosamente.

BoyScout nace de la combinación de un enorme talento artístico y de una necesidad visceral de expresión. Dice su autor en el programa de mano: “BoyScout es un proyecto necesario para mí como ser humano. Lo pienso y lo vivo. Durante años conviví con los restos de una infancia complicada por ciertos episodios desafortunados y viendo que aún hoy agresores y agredidos perpetúan de un modo salvaje de convivencia, entiendo que no es inocuo ese pasado y que la única forma de transitarlo positivamente es haciendo esto: comunicando de la forma que puedo lo que pienso. Necesito que hablemos y pensemos sobre el salvajismo en el que estamos insertos en el que nacemos”.

Y lo logra definitivamente. Lo logra, valiéndose de múltiples recursos expresivos que narran al mismo tiempo su herida y la sutura, y que en su acertadísima combinación crean, ahora sí, por fin, lo mágico y lo maravilloso: una pieza teatral sensible, rigurosa en su composición, y de gran fuerza poética.

Ficha Artístico/Técnica:

Actúan: Dennis Smith, Pablo Kusnetzoff, Agustín Buquete y Fernando Losada
Músicos: Agustín Buquete (Guitarra), Fernando Losada (Teclados)
Prensa: Débora Lachter
Asistencia General: Agustina Nazar Anchorena
Diseño de Luz: David Seldes
Escenografía: Nicolás Nanni
Fotos: Débora Ramos
Diseño Gráfico: Darío Katzev para TRINEO.COM.AR
Programación y Arreglos Musicales: Fernando Losada
Vestuario: LEVI’S Argentina & CONVERSE Argentina
Coreografía: Laura Waisman
Colaborador Artístico: Pablo Kusnetzoff
Productor: Emilio Laferriere para la Dirección de RR.II. del MCGCBA
Dramaturgia, Producción General & Dirección: Dennis Smith

Funciones:
Viernes y sábados de febrero :: 20.30 hs
Centro Cultural San Martín
 Sarmiento 1551
Entrada: $90.00

Publicidad