Buscar

teatro » nota

| Publicado el 13 de septiembre de 2015 a las 21:47 hs.

El "Horroreír" de Las patas en las fuentes

La puesta de Analía Fedra García sobre el poema de Leónidas Lamborghini, obtiene el rendimiento máximo que un actor, Osmar Núñez, puede lograr sobre esa letra dislocada y anti épica, haciendo polifonía como si fuera magia.

Por Teresa Gatto

“¿Para qué escribís? Para sacarte todo eso
y que quede una especie de biografía en verso.
 Solamente hay que tener en cuenta lo que
decía el maestro mejicano Alfonso Reyes.
 Esto es muy importante, el tipo decía, está bien,
 en el poema o en la obra está el poeta, todos sus avatares,
hasta la cosa cotidiana, bueno,
 cualquier joda que tenga con la mujer, todo eso está,
pero a condición de que esté como elaborado,
como trabajado para una transformación”
L. Lamborghini[i]

El horroreír es una forma de pan-palabra, el modo en que L. Lamborghini definió el doble efecto cómico-trágico de sus reescrituras, en ellas,  escudriñaba la posibilidad de encontrar un modo de trasformar los “Modelos” que algunas tradiciones de su época o remanentes de las anteriores, habían museificado para la lectura. En su intención de alejarse de los neorrománticos o los surrealistas, como advierte Porrúa[ii], Lamborghini quería oír otros tonos en su poesía: “anti-lirismo”, “anti-lagrimita”, “anti-humanitarismo”.

De ese modo, la polifonía impera en sus textos, los requechos, los restos, el más allá del verso que mezcla discepoleanamente, heteróclitos elementos y que, a la postre, en su fragmentariedad, inamornía y por sobre todo, con un muy lucido estilo, agazapan y esconden si se quiere, el yo poético, dejando paso al solicitante descolocado de Las Patas en las Fuentes.

Difícil tarea llevar a escena semejante derrotero sociopóliticoliterario, así todo junto. Enorme y casi mágica tarea la de Analía Fedra García que dirige a Osmar Núñez para que éste, otra vez, de nuevo, una vez más, se luzca en la farsa, la tragedia, la comedia y le dé voz a un antihéroe suburbano que se debate entre el ayer y el ahora. Editada en 1957, los restos del pasado cercano, las bombas que cercenaron a los civiles, los triunfos que parecen lejanos y la proscripción del peronismo, son receptados por un público que ideologías más o menos, no puede menos que aplaudir de pie la osadía, el logro y ese decir a Lamborghini con un horroreír tan caro, tan nuestro, tan nostálgico y actual, tan pasado y tan futuro.

Veamos, Núñez está solito en escena. Eso ya atemoriza al más pintado, pero en un in crescendo dramático que cobija y resalta cada fragmento, le hace dar respingos al espectador, toda vez que su tono y cada una de sus inflexiones nos duelen y a la vez nos hacen gozar.

Gozamos el pasado, gozamos de esos restos, de los fragmentos y la mezcla, nos llega el horror y la risa y sobre todo, nos llega la voz de Núñez a quién García le colocó piolines invisibles para que, autónomo, nos regale este texto maravilloso.

Si hay un reverdecer entre teatro y peronismo, es justamente donde verdean el texto y la representación, haciendo máquina deleuziana, para lograr una indivisibilidad de fondo/forma, de voz /texto. Núñez hace máquina con Lamborghini y uno se va del Centro Cultural de la Cooperación como si otra vez, de nuevo, una vez más, fuera imperioso escuchar esas voces, fuera necesario abjurar de una vez y para siempre de cualquier modo de realismo o naturalismo porque la poesía de Lamborghini sólo admite polifonía y es allí donde reside el plus valor, en escuchar todas las voces a través de una sola voz que es capaz por su versatilidad de interpretación, de ser todas las voces y darnos lo que buscamos.

Para los que indagamos ese vínculo entre teatro, poesía y peronismo, la puesta de A. F. García es un soplo de aire fresco necesario para reponernos de las literalidades agobiantes con las que algunos nos atosigan en las grandes efemérides sin dejarnos salir de una historia que necesita mil voces para ser contada. ¡El dislocado que cuenta, las tiene todas!

 

Ficha Artístico/Técnica

Autor: Leónidas Lamborghini
Intérprete: Osmar Núñez
Diseño de vestuario: Paula Molina
Diseño de luces: Marco Pastorino
Diseño sonoro: Gustavo García Mendy
Fotografía: Nestor Barbitta
Asistencia de dirección: Cintia Miraglia
Prensa: Silvina Pizarro
Espacio Escénico y Dirección: Analía Fedra García

Funciones: Viernes a las 20.15 - Hasta el 27/11/2015
Domingos a las 21 hasta el 27/09/2015
Entrada: $ 130,-

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN
Av. Corrientes 1543 (mapa), Ciudad de Buenos Aires
5077-8000 int 8313
http://www.centrocultural.coop

 



[i]Entrevista con L. Lamborghini, Copyrigth © 2008 revistalamasmedula.com.ar.

[ii]Ana Porrúa, Variaciones vanguardistas. La poética de Leónidas Lamborghini, Rosario,

Beatriz Viterbo, 2001.*

Publicidad