Buscar

teatro » nota

| Publicado el 18 de mayo de 2011 a las 02:20 hs.

La Parka, Ahora Recargada

El éxito de la Comedia Musical Off del 2010, se instaló en la calle Corrientes a puro talento y redobló su apuesta para gritar que hay parka para rato.

 Por Teresa Gatto

"Llegó un cliente ¡qué diversión!
 estamos contentos ¡se armó el Fiestón!"

La Parka

Cuando el año pasado asisimos a una función de La Parka por primera vez, sospechamos (no había que ser un genio) que la cosa no se agotaba allí. Que había una suerte de revalorización y de momento fundacional de la Comedia Musical  Nacional y que esta vez, nacida en el under, llegaría lejos, muy lejos.

Por eso cuando se entregaron los maravillosos Premios Hugo 2010, no sorprendió que Diego Corán Oria, fuera consagrado Mejor Director de Comedia Musical Off, ni que Facundo Rubiño fuera distinguido como Mejor Actor del mismo género y La Parka, el musical, como Mejor obra Musical Off, como tampoco sorprende su desembarco en el Tabarís, hecho que mereció una procesión por parte del elenco y seguidores desde el Abasto hasta su nueva casa.

El nacimiento del Colectivo de Teatro Musical y el exitoso Festival  Latinoamericano que se llevó a cabo en el Cubo entre los días 6,7 y 8 de mayo, demostraron un interés sostenido y multitudinario en una actividad que crecerá exponencialmente en estos lares.

En las dos funciones a las que asistimos, en este nuevo ciclo, un fervor inusual  inunda la calle, el hall y la sala. Casi 600 personas por función con edades diversas, aplauden, cantan y esperan la salida a escena. La Parka, el musical es sin dudas ya un fenómeno de culto. Y como estos hacedores, jóvenes pero experimentados, no quieren defraudar a nadie, han renovado la puesta no en cuestiones de fondo y contenido sino en la estética y en la optimización del nuevo espacio así como también en una marcada excelencia del sonido, el baile y el canto, ya que las actuaciones siguen siendo tan fantásticas como en el año anterior.

Del argumento, nada diremos, ya que hay que verla para saber de qué se trata realmente. Claro que el año pasado ensayamos una explicación para todo lo que sucede en el escenario pero ocurre que no hay ninguna explicación para lo que sucede en todo el rito. Podríamos decir que desdramatizar la muerte es un hallazgo, que hay una creatividad en términos de estética que este año dobló la apuesta para que toda la paleta de vestuario y escenografía cambie de modo rotundo y efectivo. Que nada de lo cromático quedó librado al azar y en este rubro Tadeo Jones en escenografía y Valeria Glotzer, Lucia Govea, Tadeo Jones, Roberto Peloni en vestuario, hicieron un gran trabajo trabajo que se completa con el diseño luminotécnico de Facundo Rubiño.
Los  bailarines y cantantes están más afilados que nunca.  Roberto Peloni, La Parka, es un actor de una versatilidad tan enorme que cuando uno lo ve ya sin su make up a la salida del teatro recibiendo muchísimos abrazos, no reconoce en su rostro fresco a esa Parka desopilante que compone y sostiene más elaborada que el año pasado. También, Facundo Rubiño, Gladiolo para los amigos parkeros, con nueva oficina, vuelve a demostrar porqué desde que era “así de chiquitito”, o sea, ayer, ya se perfilaba como un actor inmenso, dúctil, osado que transita las cornisas en un balanceo que invita a seguirlo a todos lados. No podemos, sería un sacrilegio, no mencionar el trabajo enorme de El Ahorkado  encarnado por Ángel Hernández que juega todos los juegos y tiene una voz que encanta serpientes. La pareja en cuestión, motivo del hilarante conflicto compuesta por Esteban Masturini, o sea: Felipe, brillante en el tap y en el canto y Micaela Mastelotti, hermosa Guadalupe, con una voz y afinación tremendas se luce y enamora desde su amor.

El cuerpo de baile es maravilloso, con un oficio notable y muestras de actuación brillantes, es el aura de una obra que no se detiene ni se ameseta en ningún segmento, sosteniendo el interés, el humor y sobre todo girando el timón de los ritmos para subir y bajar el tono según lo demanda la escena. Diego Corán Oria dirige con milimétrica precisión la totalidad de la obra con una eficacia notable.

En fin, La parka, el musical, llegó para cambiar las reglas de cómo se hace, cómo circula y cómo triunfa el musical argentino, desde el under, a pulmón, lleno de guiños que sólo nosotros podemos disfrutar y que pueden cambiarse para que la obra pueda representarse en cualquier latitud.

Lector/a, me rindo y me confieso: soy fanática de La Parka  y como tal sólo le digo: antes que cualquiera glosando esta nota o una gacetilla (cosa que se ha puesto de moda)  le cuente cómo es la experiencia, vaya al teatro Tabarís, los lunes a las 21.00 e ingrese en el mundo donde la muerte es una celebración, porque si a cualquiera de nosotros le dijeran que será recibido en ese reino, dejaría por una hora y media de preocuparse por si existe la vida en el más allá.

La Parka, el musical,  como una paradoja brillante, muestra que la vida nos depara sorpresas y que no se vivió en vano si nos llevamos puesto el arte y los sonidos de  una noche desopilante, repleta de condimentos del buen musical y sobre todo con una energía que despertaría hasta a Tutankamón.

 

Ficha Artístico/Técnica:

Autores: Diego Corán Oria, Federico Scarpelli

Intérpretes: Jessica Abouchain, Evelina Bubillo, Cynthia Manzi, Ezequiel Carrone, Micaela Castelotti, Clementina Marti, Federico Fernández Wagner, Juan Gentile, Angel Hernández, Luciana Larocca, Esteban Masturini, Juan Mendé, Emmanuel Robledo Ortiz, Roberto Peloni, Ana Rodriguez, Facundo Rubiño, Jennifer Trabilsi
Coros: Roberto Peloni, Carlos Perez Banega
Diseño de luces e Iluminación: Facundo Rubiño
Pelucas: Myriam Manelli
Maquillaje: Dolores Freire, Patricia Laborde, Carolina Pesce, Mariela Rosa, Silvina Rozas
Diseño de maquillaje: Luciana Marcela Reche
Diseño de vestuario: Valeria Glotzer, Lucia Govea, Tadeo Jones, Roberto Peloni
Diseño de escenografía: Tadeo Jones
Diseño sonoro: Ana de Irisarri
Realización de vestuario: Valeria Glotzer, Lucia Govea, Tadeo Jones, Roberto Peloni
Música original: Jorge Soldera
Letras de musicales: Diego Corán Oria
Utilero: Victoria Alberto
Diseño gráfico: Martín Bayne
Asistencia coreográfica: Juan Gentile
Asistencia de iluminación: Flavio Carvajal Gutierrez
Asistencia de vestuario: Cecilia Ojeda
Prensa: Facundo Rubiño
Producción ejecutiva: Martín Arcidiácono
Productor comercial: Ivana Woscoboinik
Coreografía: Seku Faillace
Dirección vocal: Carlos Perez Banega
Dirección General y Puesta en escena: Diego Corán Oria

Funciones: Lunes a las 21:00
Teatro Tabaris: Corrientes 829 (mapa) Ciudad de Buenos Aires
Tel.: 4394-5455
http://www.multiteatro.com.ar/teatros/4-tabarís.aspx
Localidades desde: $ 50,- 
 

Publicidad