| Publicado el 19 de noviembre de 2010 a las 14:26 hs.

Mariano Otero y Orquesta brillaron en el Samsung

El multipremiado compositor y contrabajista se lució junto a músicos de excelencia en sus dos shows de presentación de su nuevo material discográfico.

Por Mariano Pingitore

El multipremiado jóven contrabajista Mariano Otero está ahora próximo a entrar al estudio para grabar su séptimo trabajo discográfico: Rojo.

Acompañado por algunos de los nombres más pesados del ambiente del Jazz local, se presentó en Samsung estudio los pasados lunes 8/11 y 15/11. Otero siempre fué un trasgresor. Desde colgar las partituras de sus temas en su página para que futuras generaciones de músicos puedan verlas e interpretarlas ad libitum, hasta decidir que los diez instrumentos que presentaba en el escenario no eran suficientes y ponerse a cantar. Algo hay que decir, Otero no es Plácido Domingo.

Las sección rítmica que lidera no podría estar más aceitada, los arreglos de los versátiles multiinstrumentistas de las cañas (destacando al jóven Ramiro Flores, quien se presenta en Thelonius los miércoles de Noviembre con su quinteto) dan al sonido general un aura de dulzura y nostalgia en cada acorde y Juan Cruz de Urquiza, quien quizás sea el más destacado trompetista argentino post Fats Fernández trae la potencía, la brillantez y el virtuosismo a la mesa de la panacea musical de Otero.

Fenoglio destaca entre los trombones, mientras un modesto Juan Canosa cumple al pie de la letra su trabajo que no le permite grandes exhibiciones del talento que sabemos que tiene. Los arreglos, como siempre, polirrítmicos, contrapuntísticos, caóticos o dulces y hasta bitonales de Otero son lo más ajustado del show.
Por lo demás, Otero y sus músicos brillan. Pato Carpossi, en la guitarra; atento, enchufado, experimentado para su corta edad. Hernán Jacinto en las teclas provee un colchón armónico constante y atinado pero el músico que realmente tuvo su noche de gracia en lunes 15 fue Alejandro López, el baterista. Enérgico en todo momento, concentrado y a la vez jocoso, el baterista brilló durante toda su presentación.
Es indudable el gran mérito de Otero. Desde la cabeza inventora de la música hasta la fina selección de sus músicos se nota que estamos ante uno de los grandes compositores y contrabajistas de la escena del Jazz Contemporáneo.

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados